Álvaro Sanz

Blog old

Posts tagged torralba
Anís del mono

Mañana de febrero con aroma a Anís del Mono...

Es mediodía de domingo. Febrero. Las noches son muy frías, pero hoy, una vez más, el Santo ha hecho salir el sol. Hace calor y el anís del mono corre de mano en mano entre los habitantes de Torralba de los Frailes y los que venimos de fuera. 110206_san blas_059.jpg110206_san blas_099.jpg110206_san blas_182.jpg110206_san blas_056.jpg110206_san blas_067.jpg110206_san blas_097.jpg110206_san blas_108.jpg110206_san blas_113.jpg110206_san blas_126.jpg110206_san blas_137.jpg110206_san blas_147.jpg110206_san blas_193.jpg110206_san blas_152.jpg110206_san blas_155.jpg110206_san blas_158.jpg

Fotografía Social en Torralba de los Frailes. Febrero 2011.

Curso de Fotografía Social en Torralba de los Frailes. Febrero 2011.

Amigos, os presento un nuevo Curso de Fotografía para empezar el año. El lugar y la fecha no es casual. Las fiestas de San Blás, en Torralba de los Frailes son un momento perfecto para fotografiar. Os dejo toda la información en el cartel, cualquier duda me preguntáis. Y también os dejo un link al evento en facebook para que estéis informados de todo.[pe2-gallery class="aligncenter"] miradasdecaracol_torralba.jpg[/pe2-gallery]

Fiestas de San Blas

Un año más, al llegar febrero, los amigos de la ONG PRADA nos reunimos en Torralba de los Frailes para celebrar con los vecinos la festividad de San Blas. Esta vez he hecho 900 km para llegar hasta aquí, y pasar ratos de frío, de chimenea, de calçots, de charlas eternas, de baile...

Cada vez que cruzo el letrero de Torralba de los Frailes tengo la sensación de que ahí pone Bienvenidos a casa, porque este pequeño pueblo me lleva recibiendo desde hace diez años. No importa que llegue en verano, en primavera, en febrero... sus tierras siempre son hermosas y sus campos blancos por la nieve, teñidos de amarillos girasoles o pintados del marrón de la tierra son tan fotogénicos que siempre, siempre, tengo alguna excusa para alejarme un poco por la carretera y llevarme una imagen más para mi colección. Esta vez, además, me reencuentro con mi amigo Juan Sisto, al que hace mucho que no veo.

Llego el viernes, al mediodía, la casa no está fría como otras veces, Adoración nos ha encendido la chimenea para que al llegar, tengamos la sensación de calidez que ahora nos acompaña. Aparcamos nuestras casas sobre ruedas a la entrada y vamos a visitar a nuestra vecina para darle las gracias. Le traigo mermelada de kiwis, porque sé que aquí no tienen, ella me regala mermelada de calabaza, que ha hecho hace unos días, improvisando, porque aquí no puedes consultar recetas por Internet. Pero Adoración lo hace todo a ojo, y acierta, porque si vierais sus ojos sabríais que ella, y solo ella puede acertar en todo lo que haga. Poco a poco, y durante la tarde van llegando el resto de amigos, desde Madrid, desde Barcelona, Italia... y nos vamos abrazando, y descargamos comida, y bebida... porque todo el que llega, trae el coche lleno de cosas para compartir. La primera noche de las fiestas de San Blas, casi nunca vamos al baile. Tenemos tantas cosas que contar desde la última vez que nos vimos, que siempre se hacen las tantas de la madrugada al lado del fuego. A unos hace años que no veo, a otros desde este verano, cuando pasé aquí unos días, a otros no les he visto nunca... y así, poco a poco vas cambiando de silla y de conversación...

[pe2-gallery class="alignleft" ] 100207_calçotada prada_007.jpg100207_fronton torralba_007.jpg100207_ovejas adoracion_020.jpg100207_torralba_001.jpg100208_san blas santo_089.jpg[/pe2-gallery]

Es sábado y el sol brilla con fuerzas aunque hace frío. Decidimos bajar al Río Piedra, a pasear. El río, casi siempre seco, baja lleno, tanto que no podemos caminar todo lo que quisiéramos porque el camino está cortado. Los perros disfrutan de lo lindo corriendo arriba y abajo, el pequeño Nanook se queda dormido colgado a mi pecho. Llega la hora de la comida, y con ella, la popular calçotada. Cada año es igual, y me encanta. La discusión sobre el mejor sistema para hacerlos; la inquietud de los nuevos por saber de dónde salen esas "cebollas"; la explicación de la técnica para comer... Este año, los calçots están especialmente buenos, y el sol acompaña, de manera que los veinte que nos hemos juntado disfrutamos mojando en la salsa y comiendo unas ricas butifarras. A la hora del postre, Adoración aparece con el tradicional roscón bendecido por San Blas que acompañamos del café y unas botellas de  orujo que he traído de Galicia.Torralba no sería Torralba sin las ovejas, esa imagen romántica del pastor caminando por campos de girasoles al amanecer... pero tener ovejas es duro, muy duro, y hoy acompañamos a los Aranda a una de las parideras a ver las recién nacidas. El sol se esconde, la temperatura baja en picado, es hora de volver a casa, de volver al lado del fuego y no moverse de allí hasta la hora de dormir.

El final de la subasta marca el acto más importante de esta fiesta tradicional que se viene celebrando desde, como mínimo 1838, año en que se funda la Cofradía de San Blas. El acto es muy curioso, y tiene lugar en la pequeña sacristía de la Iglesia. El que fue "santo" el año anterior pasa lista a los posibles candidatos, siempre mozos, solteros y que no hayan sido "santos" anteriormente. Una mano inocente saca el papelito con el nombre del elegido, y en cuanto lo dice, el interior de la sacristía, donde solo un puñado de afortunados puede entrar, se convierte en una fiesta de abrazos, llantos, gritos, besos y emociones que se contagian. El afortunado grita un "Viva San Blas" con toda sus fuerzas. Algunos han esperado muchos años hasta que les ha tocado, otros, jamás han sido elegidos y esperan que sus hijos o nietos tengan mejor suerte. Es hora de salir a la calle, para que el pueblo conozca al portador del santo. La banda empieza a tocar. La gente empieza entonces a recordar anécdotas del pasado que pasan rápidamente de boca en boca: el año en que su padre fue santo, la historia del abuelo, lo que le sucedió a un hermano suyo hace años... son historias que se escriben en el libro que tiene más de dos siglos y que se custodia como uno de los mayores tesoros del pueblo. Durante un buen rato la gente danza alrededor del santo en la plaza de la Iglesia. La multitud lo quiere tocar, ya que a él se le atribuyen poderes sanadores de enfermedades de garganta y del sistema respiratorio. La tradición dice que hay que agitar al santo arriba y abajo con fuerza, y así lo hace todo el que le consigue quitar durante un rato la figura al protagonista de la jornada. Empieza entonces el pasacalle, que se alargará durante horas y horas. Los vecinos empiezan a sacar botellas de anís y licor, galletas de todo tipo que reparten los niños... son las 2 de la tarde pero nadie irá a su casas porque hoy, fiesta de San Blas, uno se olvida hasta de que es la hora de comer...

[pe2-gallery class="alignleft" ] 100208_san blas santo_055.jpg100208_san blas santo_090.jpg100208_san blas santo_107.jpg100208_san blas santo_095.jpg[/pe2-gallery]

Torralba sin Claudio

En la vida, uno se cruza con personas de todo tipo: buenas, malas, generosas, egoístas... , y de vez en cuando aparecen en tu camino personajes indescriptibles, personajes que te llenan por dentro y con los que al escucharlos, te sientes tan pequeño... por desgracia, esas personas, como las demás, se van de vez en cuando, y no vuelven.

Y Claudio se ha ido este año, y no volverá, porque ha cogido el camino que lleva al Río Piedra, o quizás el del Pradillo, o puede que esté con sus compañeros de batalla, esa batalla a la que fue sin quererlo y de la que siempre nos contaba... Me siento, afortunado, si se puede decir, de haberle entrevistado hace dos veranos durante más de una hora, quizás, porque sabía que este momento iba a llegar, y quería guardar un poquito de su conocimiento para mí. Gracias, Claudio, porque formas parte de mi mundo, ese mundo casi imaginario que he creado en Torralba, tu pueblo... y el mío.

090827 torralba09-13.jpg

Torralba con Claudio

Una semanita entera en Torralba de los Frailes es más que suficiente para cargar pilas, aunque de que me voy a quejar si he llegado desde Siurana, el otro paraíso de las desconexiones, las noches estrelladas y los silencios.

070806 torralba-6.jpg

La verdad es que esta vez no tenía planificado ir en las fechas que he ido y he salido pitando con la maleta bastante mal hecha y cargado de cámaras de vídeo y fotos. Después de estos meses inactivo tengo ganas de volver a hablar con las gentes de Torralba. Por el camino se me ha ocurrido que les podría volver a entrevistar, volver a preguntar cosas que ya hablamos en mi primer documental “Cuentan los que quedan”. Tengo ganas de ver como ha pasado el tiempo en estos años, como  les ha castigado la edad a muchos de los paisanos.

[pe2-gallery class="alignleft" ] 070806 torralba-16.jpg 070806 torralba-15.jpg[/pe2-gallery]

La primera mañana ha pasado despacio, como todo aquí. Hemos estado Jesús y yo cortando tablones para forrar el techo de paja para evitar goteras y aislar el techo. Mientras cortamos y ponemos charlamos sobre cómo enfocar este segundo documental. Después de un debate que durará hasta la tarde, hemos decidido limitarnos a Don Claudio, el gran señor de la boina; la fuente de conocimientos; ese señor que nos atrapó a todos en el primer documental; el que sin ir a la escuela, nos enseñó mucho más de lo que nosotros aprendimos en ella.

Visitamos a nuestro personaje en el bar y a la pregunta de: “¿Don Claudio, qué le parece si nos vemos esta tarde y nos cuenta alguna cosa de la guerra?” nos contesta un “A las 6, estaré donde siempre”.

Y ahí está él, puntual, uniformado con su bastón, su boina y su traje. Me vuelvo a preguntar por novena vez si no tendrá calor con camiseta, camisa y americana. 

Don Claudio tiene 88 años, y solo ha salido 6 veces del pueblo, las que como él dice “me robaron para ir a la guerra”. Unos años que le llevaron por las españas, Marruecos y Rúsia, para luchar por algo que a él ni le iba ni le venía. 

Hemos hablado con él durante un buen rato, y como alguien acostumbrado a la cámara, nos dice: “bueno, ya vale, no? vamos a encender un cigarro”. Y es que a pesar de la edad, Claudio sigue bebiendo y fumando como siempre. Según dice, empezó en las trincheras para combatir el frío y no ha parado.

Espero tener montadas las dos sesiones que hemos dedicado a Claudio bien pronto y poderlas compartir, porque si  queremos filmar su testimonio, es para compartirlo, para demostrar que hay verdaderos héroes, verdaderas personas que... da igual, Claudio es mi héroe. 070806 torralba-22-Editar.jpg

San Blás

Un año más, las fiestas de San Blás, en Torralba de los Frailes, me hacen desplazarme el fin de semana entero para pasarlo con los amigos de la ONG Prada.

En este pueblo, de unos 50 habitantes, cada año, el primer fin de semana de febrero, se celebran las fiestas de San Blás. Las organiza la cofradía, que data de 1838. Estas fiestas, difíciles de entender al principio consisten en un sorteo, entre los jóvenes y solteros del pueblo (como ya no quedan jóvenes, valen, sobrinos, nietos o familiares). El sorteo se celebra el domingo último de las fiestas y se hace dentro de la sacristía de la iglesia del pueblo y consiste en sacar unos papelitos con el nombre del "santo" de ese año. La primera vez que asistí, quedé impresionado de la energía con la que toda la familia del afortunado se abraza y festeja tal acontecimiento. Frases como las de “por fin” o “ay dios mío, que nos ha tocao el santo” se oyen por toda la iglesia mientras el joven se abraza a los familiares con más energía que el día de su boda. Y es que por todo ese año, se “casa” con el santo. Así que durante las siguientes 4 o 5 horas se dedicará a pasearlo por todo el pueblo sin parar de agitarlo al son de la música y la comparsa que no para de tocar y gritar “San Blás, viva San Blás...” es una gozada ver a niños, padres y abuelos cantar las mismas canciones mientras bailan el santo. Uno de los detalles más curiosos para el forastero es ver como corren las botellas de anís y las cajas de galletas entre el gentío, a las 2 de la tarde. La procesión acaba en casa del “santo” de ese año, que ha preparado un convite para todo el pueblo. Al año siguiente, las fiestas que consisten en orquesta y charanga, la paga al que le ha tocado el año anterior y así sucesivamente.Si no entendéis el proceso, es normal, a mí me costó mis años... pero cada vez lo disfruto y lo entiendo más. Este año he cambiado la cámara de vídeo de otros años por la de fotos, así que os dejo un recuerdo. Os invito a pasar por Torralba de los Frailes el primer fin de semana de febrero. Llueva, nieve o haga frío, cada años ahí estamos los amigos de Prada.