Álvaro Sanz

Blog old

Posts tagged río
Flora sin fauna

Sentir la naturaleza. Algo tan simple como esto. En estado puro. Incluso sin ver animales. Solo flora. Sin fauna. Esto hemos hecho durante varios días en las Gorges du Tarn.

Nosotros hemos sido los únicos animales. Nosotros y algunos buitres que se han dejado ver en las zonas altas. Carreteras y escaladores. Fotógrafos y plantas. Montes y aldeanos. Tan cerca de casa, un lugar donde te redescubres. Tan cerca, y desde aquí, puedes viajar tan lejos...

Olivemoon - Feeling High... gracias a Petit Mure

[pe2-gallery class="alignleft" ] 120407_gorges du tarn_roc du serre_001-Editar.jpg120406_ontheroad_004-Editar.jpg [/pe2-gallery]

Si tu foto no es lo suficientemente buena, es que estabas demasiado cerca del agua...

Eso es lo que me hubiera dicho Robert Capa si me llega a ver haciendo fotos demasiado cerca de la cascada cercana al Llac de la Ratera, en el Parc Nacional d'Aigüestortes i St Maurici.

Si tu foto no es buena, es porque no estabas lo suficientemente cerca.

Robert Capa.

No siempre funciona esta regla, que el famoso fotógrafo sentenció y dejó escrita para la historia de la fotografía. En este caso, la humedad cercana a la cascada y el agua que caía con fuerza me empañó la óptica, y además de acabar completamente mojado, no pude hacer la foto que tenía en mente. Eso sí, los que dispararon desde el puente, consiguieron una mejor captura que yo. Otro día será. Hay que seguir jugando... y pelear por la imagen que uno tiene en mente.

[pe2-gallery class="alignleft" ] 111030_curs alt pirineu_la ratera_019.jpg111030_curs alt pirineu_la ratera_021.jpg[/pe2-gallery]

Oporto y su río de oro

Pasear por las calles de Oporto es viajar al tiempo en que tus padres eran unos melenudos y se movían en Seiscientos.

Es sábado, y sigue lloviendo en la aldea. Decido probar suerte en Oporto, en la vecina Portugal. Salgo pronto y recorro despacio los cientos de curvas que me sacan de estos montes donde vivo. Dejo atrás Vilanova de Cerveira, Viana do Castelo... y llego a esta gran ciudad, llena de contrastes. Oporto te puede enseñar su cara más moderna y contemporánea con festivales de verano, escuelas de arte, boutiques con lo último en tendencias... pero también te puede transportar al pasado más cercano. En esta ciudad puedes sentir que has viajado al tiempo en que tus padres eran unos jóvenes melenudos que se movían en un Seiscientos. Las calles cercanas al río están repletas de carteles que llaman la atención. En una tienda venden acordeones de italianos de importación, en otra zapatillas de estar por casa, ropa usada... los escaparates, las fachadas llenas de azulejos de colores, la cara del dependiente, la suciedad en el cristal, todo es un espectáculo y una explosión de autenticidad, tanto que cuando ves una tienda moderna con jóvenes fabricados en serie y uniformados te preguntas qué habremos hecho mal los seres humanos para acabar comprando todos salsa de tomate, pan y gel de baño en el Mercadona. Río Duero que llega al mar en esta ciudad después de un largo viaje peninsular. Río Duero, dorado al llegar a Portugal y llamado aquí Douro. Río que da vida y que me invita a comer junto a él en un pequeño restaurante donde presumen de hacer el mejor pulpo al horno. Río Douro, pues, que me regala, por fin, una tarde de sol para recorrerlo observando las gaviotas, los barcos que lo recorren, las bodegas al otro lado, las parejas que se abrazan...Vuelvo a casa con la sensación de haber viajado, aunque solo haya sido por unas horas, porque he viajado en el tiempo.