Álvaro Sanz

Blog old

Posts tagged portugal
Un día perfecto para viajar

Es lunes y te das cuenta de que el río Miño es lo único que te separa de Portugal. Un día perfecto para viajar.

Tienes cosas que hacer, pero pueden esperar. Y apareces en Guimaraes, una hermosa ciudad, que este año es Capital Europea de la Cultura, y tomas un rico café en un bar desde el que ves a gente pasar. Y tienes la sensación de que estás de viaje. Hace tan solo una hora estabas dejando a tu hijo en la escuela, pero ahora estás viajando por Europa, en una bella ciudad, en un día en el que aparece el sol y llueve al mismo tiempo. Y te das cuenta de que todo es posible. Todo. Las cosas más simples, como convertir un día cualquiera en un viaje al pasado, son posibles. Portugal, tan cerca, pero tan lejos en el tiempo, un país que es un paraíso para los que perseguimos imágenes. Comer junto al río Duero y pasear por las calles de Oporto pueden completar este lunes no-cualquiera. Todo es tan fácil...

[gallery link="file" columns="1"]

Oporto. Parte#03

De Oporto, si me tengo que quedar con algo, más allá de tranvías, de azulejos, del río y las señoras con pañuelo es con el grafismo, con los escaparates, con los rótulos de los comercios... es un festival para cualquier amante de la tipografía. Aquí os dejo una pequeña muestra capturada durante un paseo matutino! [pe2-gallery class="alignleft" ] 110927_oporto_011.jpg110927_oporto_013.jpg110927_oporto_007.jpg110927_oporto_009.jpg[/pe2-gallery]

Oporto. Parte#02

Quizás uno de los mayores contrastes que podemos sentir en esta vida es la de meternos en una tiendecita de comestibles de toda la vida y después entrar en el gran centro comercial de turno...

Eso llevado al extremo sería como perderse por un mercado tradicional de Oporto y media hora después entrar en el IKEA de la ciudad portuguesa. Pasar de montañas de ajos; pescados pseudo-frescos, y frutas con precios improvisados a estanterías y filas; a lápices con libreta; a la regla de papel y las estanterías Billy... sin palabras.

[pe2-gallery class="alignleft" ] 110927_oporto_022.jpg110927_oporto_026.jpg110927_oporto_031.jpg110927_oporto_036.jpg110927_oporto_038.jpg[/pe2-gallery]

Oporto. Parte#01

Lo bueno de vivir en la frontera galaico-portuguesa es que algunas cosas quedan más a mano del otro lado del Miño que de este...

Es el caso, por ejemplo, de necesitar una cuna Singlar, o una cajonera Hemnes... sí, estoy hablando de IKEA. Y es que cuando estoy en Catalunya me suele dar una pereza tremenda tener que ir a Badalona o a l'Hospitalet de Llobregat para sumergirme en los pasillos de la multinacional sueca en busca de algún mueble o complemento. En cambio, cuando estoy en Galicia y necesito algo, aunque sea un azucarero porque el que había se ha roto... me planteo si vale la pena ir al IKEA de Oporto, aunque sea solo para pasar el día, o la mañana, o la tarde por esta ciudad. Me sigue sorprendiendo que a tan poca distancia haya una ciudad que nos haga viajar en el tiempo de tal manera. El viajes es el mismo que desde Tarragona a Badalona!

Hoy, un señor de unos 60 años hablaba por teléfono con un colega desde un café y le decía "es que esto está como en la posguerra... no es por la crisis, es que es así..." Bueno, señor, quizás tampoco sea para tanto, pero sorprende la arquitectura, algunas calles céntricas, el tramvía y sobre todo los comercios...

[pe2-gallery class="alignleft" ] 110927_oporto_001.jpg110927_oporto_003.jpg 110927_oporto_010.jpg110927_oporto_065.jpg110927_oporto_056.jpg[/pe2-gallery]

Dicen que los fotógrafos, de vez en cuando, debemos dejar todo el material en casa y salir a la calle con una cámara y una óptica de focal fija, eso quiere decir "sin zoom". De esta forma nos obligamos a acercarnos o alejarnos de los sujetos que queramos fotografiar y perdemos esa "vagancia" de quedarse en un sitio plantado y empezar a hacer fotos zoom arriba zoom abajo. Seguro que todos lo habéis hecho. Confesad!

Yo he elegido un 50mm, pero no el clásico 1.8 del que tanto hablo cuando hago foto de conciertos. He querido jugármela un poquito más y he pillado la lensbaby double glass, una lente equivalente a un 50mm fijo pero con la capacidad de desplazar su eje y generar un desenfoque selectivo a la vez que una pequeña distorsión. El enfoque es totalmente manual, con lo que conseguir una imagen nítida a veces es cuestión de azar!

 

 

Trabajadores entre semana... futbolistas de domingo...

Hoy me he despertado en Oporto, al lado del mar... y he mirado por la ventana, y he visto decenas de personas jugando a fútbol en manga corta...

...así que he pensado que hacía buen tiempo, pero me equivocaba. Llovía, y mucho. Después he sabido que decenas de trabajadores de la construcción se citan los domingos para jugar a su deporte favorito, y no importa si hace sol o llueve. Valientes...

101121_oporto surf_002.jpg

El profesor de Surf no era un marinero retirado

Siempre me ha gustado la multiplicidad de historias que pueden esconder las imágenes...

...recuerdo el primer día de clase de "Teoría de la Forma" en la Universidad, con el maestro de los maestros Pepe Baltanás, del cual hablaré algún día con calma, lo prometo. Nos mostró una fotografía a un grupo de 60 futuros diseñadores gráficos y cada uno interpretó una cosa. Él nos iba engañando diciendo que era una parte del cuerpo, que si un trozo de no se qué... y aquello, como todo lo que Pepe decía, me abrió mi mente de niño de pueblo.El otro día (post anterior) os dejé una foto de un "marinero retirado", pero os engañé. No lo hice con mala fe, de verdad, lo hice porque yo mismo me engañé cuando le vi desde lejos. Al verle quise creer la historia que os contaba. Pero, después de hacerle un par de fotos observé que empezaba a silbar, a hacer gestos extraños, como un danzarín haciendo capoeira. Resulta que el personaje en cuestión era el profesor de surf de un grupo de chavales que practicaba un poquito más a su derecha y yo no había visto. Desde la orilla, les daba órdenes de cómo tomar las olas. Pensé que era un buen ejemplo para reflexionar un poco sobre el "encuadre", el "fuera de campo", y las mentiras que nos pueden contar tomando las fotografías de una u otra manera.

[pe2-gallery class="alignleft" ] 101121_oporto surf_024.jpg101121_oporto surf_025.jpg[/pe2-gallery]

Oporto y su río de oro

Pasear por las calles de Oporto es viajar al tiempo en que tus padres eran unos melenudos y se movían en Seiscientos.

Es sábado, y sigue lloviendo en la aldea. Decido probar suerte en Oporto, en la vecina Portugal. Salgo pronto y recorro despacio los cientos de curvas que me sacan de estos montes donde vivo. Dejo atrás Vilanova de Cerveira, Viana do Castelo... y llego a esta gran ciudad, llena de contrastes. Oporto te puede enseñar su cara más moderna y contemporánea con festivales de verano, escuelas de arte, boutiques con lo último en tendencias... pero también te puede transportar al pasado más cercano. En esta ciudad puedes sentir que has viajado al tiempo en que tus padres eran unos jóvenes melenudos que se movían en un Seiscientos. Las calles cercanas al río están repletas de carteles que llaman la atención. En una tienda venden acordeones de italianos de importación, en otra zapatillas de estar por casa, ropa usada... los escaparates, las fachadas llenas de azulejos de colores, la cara del dependiente, la suciedad en el cristal, todo es un espectáculo y una explosión de autenticidad, tanto que cuando ves una tienda moderna con jóvenes fabricados en serie y uniformados te preguntas qué habremos hecho mal los seres humanos para acabar comprando todos salsa de tomate, pan y gel de baño en el Mercadona. Río Duero que llega al mar en esta ciudad después de un largo viaje peninsular. Río Duero, dorado al llegar a Portugal y llamado aquí Douro. Río que da vida y que me invita a comer junto a él en un pequeño restaurante donde presumen de hacer el mejor pulpo al horno. Río Douro, pues, que me regala, por fin, una tarde de sol para recorrerlo observando las gaviotas, los barcos que lo recorren, las bodegas al otro lado, las parejas que se abrazan...Vuelvo a casa con la sensación de haber viajado, aunque solo haya sido por unas horas, porque he viajado en el tiempo.

Un día en Oporto

Como llueve en Galicia, pruebo suerte bajando un poquito hacia el sur por la costa hasta llegar a Oporto: una ciudad que me trae recuerdos a Chequia. Paredes rotas, colores tristes, casas sin acabar, coches mercedes como el que tenía mi dentista en el 86 y ropas de otra época.

En Oporto también llueve, y a cántaros, así que la visita es rápida. Dejo la furgoneta en un parking de a 10 veces menos por hora que en Barcelona y empiezo a caminar. No puedo sacar la cámara porque el miniparaguas no da para tanto, así que me quedo con ganas de fotografiar demasiados rincones.

Me pierdo un rato en una librería que tiene más de 130 años pensando encontrar reliquias, pero la verdad que el continente es más poderoso que el contenido. La librería tenía 2 plantas y en la superior puedes tomar un café mientras charlas de los libros de "Helicópteros de combate" que habías visto en la parte de abajo. Yo me quedo embobado con uno que pone "Carros de combate". ¿Hay alguien que se compra un libro con fotos de tanques?

[pe2-gallery class="alignleft" ] 070616 oporto-5.jpg070616 oporto-4.jpg070616 oporto-6-Editar.jpg070616 oporto-9.jpg[/pe2-gallery]