Álvaro Sanz

Blog old

Posts tagged paisaje
Entre bosques me encuentro

De todos los lugares del mundo y de todas aquellas maravillas que nos ofrece la madre naturaleza, donde me siento más identificado y más en paz es en el bosque. Y allí, en los bosques, me dejo caer y me pierdo siempre que puedo. Si algún día me buscáis y no sabéis donde estoy, entrad en uno de ellos y gritad mi nombre. Os contestaré, seguramente, con un aullido de lobo.

New landscapes to photograph

Ha llovido durante tres días seguidos. Nanook y yo hemos visto el espectáculo preveraniego desde las ventanas. Y cuando parecía que el fin de semana estaba perdido, ha salido el sol. Mi pequeño me ha pedido ponerse las botas de agua. Le encanta! Y hemos caminado con un sol bello que iluminaba las gotas que todavía caían de los árboles. Y hemos mirado al fondo, y las nubes se iban por el horizonte, remoloneando con los valles y las montañas de esta nueva tierra que nos acompaña. Él, como siempre, ha visto trazos de aviones en el cielo, y yo nuevas fotografías y nuevos sueños. 120617_Nubes en Vilar_003.jpg

Volcà de Santa Margarida

El Volcà de Santa Margarida nos hace madrugar, quizás extremadamente, pero son las cosas que pasan en mis cursos de fotografía.

El despertador suele sonar a las 6 de la mañana. Así, la niebla, el azul del cielo, el sol perezoso, los pájaros y la absoluta sensación de soledad son nuestras compañeras de fotografías... La ermita románica que hay en el centro del volcán es un lugar maravilloso para hacer fotografías. Allí, te sientes como en el centro de todo, en el origen de alguna magnífica explosión que creó la belleza de este lugar, en un lugar de absoluta paz.

La niebla va dejando paso a un cielo cada ve más azul, a un sol que tarda en llegar a este enorme agujero en el que estamos casi escondidos. Decidimos salir en el mejor momento, cuando un globo aerostático recorre nuestras cabezas y hablamos de lo bello que debe ser ver la imagen del volcán desde allí arriba y ver a 18 fotógrafos disfrutar con una sonrisa de oreja a oreja.

Message to Bears - Wake me

[pe2-gallery class="alignleft" ] 120317_volca sta margarida_016.jpg120317_volca sta margarida_041.jpg120317_volca sta margarida_055.jpg[/pe2-gallery]

Atardecer de San Juan

Cuando tenía 14 años monté mi primer grupo de pop. Cantábamos en catalán porque nuestros referentes cantaban en mi segunda lengua y estábamos en plena explosión de lo que más tarde se llamó "Rock Català". Recuerdo una de nuestras letras, que escribió mi vecino y compañero de banda Oscar Ruiz, y que se convirtió en la canción del verano del 91 entre nuestros amigos.

La nit de Sant Joan, milers de fogueres al teu voltant, si no ho pots entendre no tinguis pressa, la nit és màgia i t'ho ensenyarà.

La canción hablaba de la noche de San Juan, esa noche tan especial que estés donde estés siempre es mágica. Ahora que han pasado tantos años y he dado tantas vueltas, me gusta recordarla, y recordar aquellas hogueras en el barrio quemando trastos viejos, maderas que recopilábamos durante semanas...Os dejo con una foto del atardecer que estoy viviendo ahora, en esta tarde especial que se acaba y que me recuerda que al otro lado del mar está mi casa, mi Mediterráneo, mi infancia.

100623_atardecer san juan_007.jpg

Como elfos en Bellmunt

Durante dos días y dos noches he vivido como los elfos de un bosque en Bellmunt, cerca de Sant Pere de Torelló.

He pasado una semana en Barcelona ciudad porque tenía que impartir clases en varios talleres, workshops y postgrados de tres universidades catalanas. En cuanto he tenido la oportunidad y un hueco de 3 días en mi calendario docente de este mes de marzo he salido con la casa a cuestas hacia Bellmunt, muy cerca de Sant Pere de Torelló. He aparcado justo a los pies del santuario y la cruz inmensa que presiden este monte de más de 1200 mts de altura y desde el que se puede ver toda la plana de Vic. Por la mañana la niebla es tan intensa que no te permite ver más de tres árboles seguidos, pero la sensación es tan mágica que caminas y caminas hasta que la manta espesa se va disolviendo y poco a poco el bosque te va presentando toda su belleza. La banda sonora que acompaña a todo este espectáculo está compuesta de pájaros pequeños y de campanillas de vacas que pastan ahí abajo. El cromatismo se reduce a tonalidades cálidas, aquí no hay lugar para los fríos.
Es así como durante dos días y dos noches he sido un elfo de un bosque encantado, residiendo en mi pequeña cabaña con vistas al mar de niebla que lo inunda todo.