Álvaro Sanz

Blog old

Posts tagged nanook
Cielo de estrellas en el Monte Aloia

Hoy el día ha arrancado gris y frío, pero poco a poco la tarde ha ido pintándose de azul y he encendido la nueva chimenea por primera vez. Al caer la noche, la he dejado prendiendo troncos de manzano mientras subía por el Monte Aloia, haciendo zig zags por sus múltiples curvas, buscando el punto más alto en el que casi pudiera tocar las estrellas. Y casi lo consigo. No todos los días permanecen grises hasta su fin, y a veces, nos vamos a la cama con un beso de amor como el que yo he recibido de Nanook al decirle adiós por unos días. [pe2-gallery class="alignleft" ] 120116_aloia_nocturno_003.jpg[/pe2-gallery]

Acababa de amanecer un día gris y frío, enormemente gris y frío, cuando el hombre abandonó la ruta principal del Yukón y subió la loma por donde un sendero apenas visible y escasamente transitado conducía hacia el este entre bosques de gruesos abetos. La ladera era muy pronunciada, y al llegar a la cumbre el hombre se detuvo a cobrar aliento, disculpándose ante sí mismo el descanso con el pretexto de mirar el reloj. Eran las nueve en punto. Aunque no había en el cielo una sola nube, no se veía el sol ni se vislumbraba siquiera un destello. Era un día despejado y, sin embargo, cubría la superficie de las cosas una especie de manto intangible, una melancolía sutil que oscurecía el ambiente y se debía a la ausencia de sol. El hecho no le preocupó. Estaba hecho a la ausencia de sol.

Fragmento de "El fuego de la hoguera" de Jack London.

[pe2-gallery class="alignleft" ] 120116_aloia_nocturno_005.jpg120116_aloia_nocturno_007.jpg[/pe2-gallery]

Felicidades Nanook!

Cuando pierdes el control del tiempo. Cuando no sabes qué fue ayer y qué hace seis meses. Cuando no recuerdas cuando fue la última vez que lloraste... o reíste...

...llega el segundo cumpleaños de Nanook y recuerdas todo, o casi todo. Y el tiempo cobra sentido. Y las sonrisas vuelven. Y los regalos preciosos llegan. Y no solo el tiempo, todo tiene sentido. Felicidades pequeño.

[pe2-gallery class="alignleft" ] 110930_nanook regalos_010.jpg110930_nanook regalos_003.jpg[/pe2-gallery]

Los viajes y los cambios

Está escrito que los viajes estimulan a los niños y no tengo ninguna duda de que es cierto...

...y cada vez que Nanook viaja hace algo nuevo. Los cambios y los pequeños avances siempre han coincidido con un viaje a Mallorca, un fin de semana en Bélgica, una escapada a Barcelona... tengo grabadísimo el momento en que llegamos a Menorca este verano y puse a Nanook en el suelo (que estaba frío) y de repente, como si lo hubiera hecho toda la vida se puso a gatear. Ahora toca señalar. Hace unos días llegamos de Barcelona y no sé si le afectó ver a Colón con el dedo hacia América, o las indicaciones acrobáticas de las azafatas, la cuestión es que al peque le ha dado por señalar todo, absolutamente todo. Me encanta viajar... y me encantan los cambios. 101218_nanook bcn_023.jpg

Fresas de Carmen para Nanook

Hoy Nanook ha recibido un regalo de Carmen, nuestra entrañable vecina. Un plato precioso de fresas. Sus fresas. Porque Carmen, siempre que trae algo, es de su huerto. Y siempre que es para Nanook está seleccionado con todo el amor del mundo.

Le he preguntado a Carmen si mi pequeño podía comer fresas y su respuesta ha sido "Sí, claro, a los niños les puedes dar de todo". A partir de ahí hemos mantenido una conversación que me ha hecho reflexionar un poco. En la aldea daban leche de vaca pura a sus hijos desde el primer mes de vida. De lo que comían los padres, comían los bebés, ya fuera lenguado, pollo, conejo, judías, cebollas, ajos... todo machacado con el tenedor, que no había tiempo para milongas! Por un lado he pensado que los tiempos han cambiado, que la ciencia ha descubierto cosas como los problemas con el gluten, las alergias... y hemos avanzado, pero por otro lado he pensado en mis vecinos de 70 años, cargando día tras día cientos de kilos de leña, cavando zanjas en sus huertas, dando de comer a las cabras y trepando a los árboles para cortar las ramas estropeadas. Están sanos, y han ido al médico menos veces en su vida que las que he ido yo en el último año. Me pregunto, ¿no nos estaremos pasando?

[pe2-gallery class="alignleft" ] 100718_fresas carmen_002.jpg[/pe2-gallery]

Pequeños caracoles

Durante estos últimos años he viajado como un auténtico caracol, siempre con la casa a cuestas, en furgoneta o autocaravana. Ahora he decidido cambiar durante una temporada mi forma de viajar.

Hace unos días vendí la autocaravana que me acompañó durante más de 75.000 km en algo más de dos años. Juntos recorrimos más de 15 países durante cientos de experiencias. Ahora nuevos destinos, nuevos horizontes, nuevos sueños a los que no podía acceder rodando me esperan y Nanook ya ha encontrado un amigo en este primer viaje a Bélgica sin la casa a cuestas.

100702_bruselas caracolitos_002.jpg

Acunado por Callahan...

Hoy, como cada día, Nanook se ha acostado a las nueve. Pero hoy no estábamos solos en la habitación, hoy no había el silencio rotundo de cada noche, pero sí la oscuridad... la oscuridad de la voz de Bill Callahan.

Esta noche mientras sosteníamos a nuestro pequeñín, con sus cascos protectores, y le acunábamos para que durmiera, se ha encendido una pequeña luz, y ha aparecido Bill Callahan, uno de sus favoritos. La gente de SinSal es generosa con los tímpanos infantiles y a menudo nos hace regalos como este. Con los primeros acordes el bebé se duerme con una cara de absoluta felicidad. Las primeras canciones suenan en la sala. Bill Callahan, acompañado de un grandísimo Neal Morgan a la batería llena el espacio con su voz y nos toca el alma. Solo con las últimas canciones, Nanook da alguna patadita y nos pregunta entre sueños y con un gesto de bebé de 4 meses "qué está pasando". Si pudiéramos hablar todos los que hemos llenado el auditorio le explicaríamos al angelito que duerme en mis brazos que a veces en la música aparecen genios, y el batería que acompaña hoy a Bill es uno de ellos. Buenas noches bebé, buenas noches Callahan, buenas noches Vigo...

El tiempo y el 'yo'

"el tiempo es una condición vinculada a la existencia de nuestro 'yo'" (andrei tarkovski)

¿Qué és el tiempo? anoche, leía la página 77 de "Esculpir en el tiempo" e intentaba comprender las densas reflexiones que el director de cine ruso hace sobre el tiempo. Sigue... "el tiempo es imprescindible para el hombre, para constituirse como tal, para realizarse como individuo". Hoy me he despertado y he llevado al pequeño Nanook al comedor, junto a la chimenea recién encendida, mientras mi café humeaba y mis tostadas con mantequilla casera de kiwi esperaban el primer bocado. El pequeño y yo nos hemos mirado y nos hemos reído, como cada mañana. Solo tiene cuatro meses, recién cumplidos y ya me parece que llevamos juntos toda la vida. Pero cuando sea mayor, Nanook no se acordará de nada de lo que estamos viviendo ahora, y me he sentido un poco triste. No recordará nuestras risas cómplices; no recordará el olor a leña húmeda ardiendo mientras fuera hace un frío de mil demonios; no recordará la textura de mi chaqueta cuando le abrazo... Ahora el pequeño vive en un mundo irreal, de absoluta felicidad, porque el tiempo, su tiempo no existe, no pasa, ni se congela, no se detiene, ni avanza... Nanook es feliz, y yo mientras le observo. El café está frío, pero no me importa. Le quiero.

100107_xmas_194.jpg

Papa, de gran vull ser com Joan Reig

Los artistas que han llevado las Converse All-Star se cuentan por decenas, centenas, miles...

Pero si me pedís que os diga uno, solo uno de estos artistas, no os citaré ni a Petes Dohertys, ni a Cobains, ni Chris Martins... para mi el icono de estas zapatillas es Joan Reig, con el que he tenido la suerte de coincidir unas 200 veces en el escenario, y siempre las escoge para tocar la batería. Así que hoy le he puesto a Nanook unas zapatillas por primera vez, y he decidido que sean estas, las All-Star, acompañadas de calcetines de rayas, como mi amigo Joan.

091212_nanook_022.jpg