Álvaro Sanz

Blog old

Posts tagged escapada
Un día perfecto para viajar

Es lunes y te das cuenta de que el río Miño es lo único que te separa de Portugal. Un día perfecto para viajar.

Tienes cosas que hacer, pero pueden esperar. Y apareces en Guimaraes, una hermosa ciudad, que este año es Capital Europea de la Cultura, y tomas un rico café en un bar desde el que ves a gente pasar. Y tienes la sensación de que estás de viaje. Hace tan solo una hora estabas dejando a tu hijo en la escuela, pero ahora estás viajando por Europa, en una bella ciudad, en un día en el que aparece el sol y llueve al mismo tiempo. Y te das cuenta de que todo es posible. Todo. Las cosas más simples, como convertir un día cualquiera en un viaje al pasado, son posibles. Portugal, tan cerca, pero tan lejos en el tiempo, un país que es un paraíso para los que perseguimos imágenes. Comer junto al río Duero y pasear por las calles de Oporto pueden completar este lunes no-cualquiera. Todo es tan fácil...

[gallery link="file" columns="1"]

Oporto. Parte#02

Quizás uno de los mayores contrastes que podemos sentir en esta vida es la de meternos en una tiendecita de comestibles de toda la vida y después entrar en el gran centro comercial de turno...

Eso llevado al extremo sería como perderse por un mercado tradicional de Oporto y media hora después entrar en el IKEA de la ciudad portuguesa. Pasar de montañas de ajos; pescados pseudo-frescos, y frutas con precios improvisados a estanterías y filas; a lápices con libreta; a la regla de papel y las estanterías Billy... sin palabras.

[pe2-gallery class="alignleft" ] 110927_oporto_022.jpg110927_oporto_026.jpg110927_oporto_031.jpg110927_oporto_036.jpg110927_oporto_038.jpg[/pe2-gallery]

Oporto. Parte#01

Lo bueno de vivir en la frontera galaico-portuguesa es que algunas cosas quedan más a mano del otro lado del Miño que de este...

Es el caso, por ejemplo, de necesitar una cuna Singlar, o una cajonera Hemnes... sí, estoy hablando de IKEA. Y es que cuando estoy en Catalunya me suele dar una pereza tremenda tener que ir a Badalona o a l'Hospitalet de Llobregat para sumergirme en los pasillos de la multinacional sueca en busca de algún mueble o complemento. En cambio, cuando estoy en Galicia y necesito algo, aunque sea un azucarero porque el que había se ha roto... me planteo si vale la pena ir al IKEA de Oporto, aunque sea solo para pasar el día, o la mañana, o la tarde por esta ciudad. Me sigue sorprendiendo que a tan poca distancia haya una ciudad que nos haga viajar en el tiempo de tal manera. El viajes es el mismo que desde Tarragona a Badalona!

Hoy, un señor de unos 60 años hablaba por teléfono con un colega desde un café y le decía "es que esto está como en la posguerra... no es por la crisis, es que es así..." Bueno, señor, quizás tampoco sea para tanto, pero sorprende la arquitectura, algunas calles céntricas, el tramvía y sobre todo los comercios...

[pe2-gallery class="alignleft" ] 110927_oporto_001.jpg110927_oporto_003.jpg 110927_oporto_010.jpg110927_oporto_065.jpg110927_oporto_056.jpg[/pe2-gallery]

Dicen que los fotógrafos, de vez en cuando, debemos dejar todo el material en casa y salir a la calle con una cámara y una óptica de focal fija, eso quiere decir "sin zoom". De esta forma nos obligamos a acercarnos o alejarnos de los sujetos que queramos fotografiar y perdemos esa "vagancia" de quedarse en un sitio plantado y empezar a hacer fotos zoom arriba zoom abajo. Seguro que todos lo habéis hecho. Confesad!

Yo he elegido un 50mm, pero no el clásico 1.8 del que tanto hablo cuando hago foto de conciertos. He querido jugármela un poquito más y he pillado la lensbaby double glass, una lente equivalente a un 50mm fijo pero con la capacidad de desplazar su eje y generar un desenfoque selectivo a la vez que una pequeña distorsión. El enfoque es totalmente manual, con lo que conseguir una imagen nítida a veces es cuestión de azar!

 

 

Atura en carro que vull baixar...

Llegan las vacaciones de verano. Este año Mallorca y Menorca serán los destinos elegidos.

Hoy vamos a empezar la jornada visitando la Serra de Tramuntana y algunos de sus pueblos. Acompañado de Joan Pau y Neus, y montados en una vieja furgo Volkswagen ponemos dirección a Valldemossa, población conocida por haber tenido a Chopin como huésped durante los últimos años de su vida, aunque ahora se la conozca más por tener a Michael Douglas como vecino vacacional.

[pe2-gallery class="alignleft" ]

100814_deia_014.jpg100814_deia_032.jpg100814_valldemossa_016.jpg100814_valldemossa_005.jpg100815_roig_005.jpg100817_formentor_010.jpg100814_valldemossa_020.jpg[/pe2-gallery]Las calles de la pequeña población están llenas de banderolas de fiesta mayor. Es curioso enterarse que son todas blancas porque casi siempre llueve en estas fechas y las banderolas de colores desteñían y acababan chorreando de tinta a los visitantes. A veces lo funcional hace mejorar lo estético sin que nadie se de cuenta. De Valldemossa salimos hacia Deià mientras los rayos de luz empiezan a teñirse de dorado. En estos pueblos todavía puedes respirar un poco de paz mientras la gente está apelotonada en las playas buscando un metro cuadrado para colocar su toalla y esta población es mucho más tranquila que la primera. De Deià salimos hacia la Punta de sa Foradada para disfrutar de una puesta de sol de verano. La vuelta la hacemos cantando canciones a Nanook, canciones de nuestra infancia, y canciones medio inventadas, pero la que más le gusta al peque es una popular de taberna que nos ha enseñado el mestre Joan Reig durante las decenas de pruebas de sonido que hemos soportado junto a él.

Atura el carro que vull baixar perquè tinc ganes d'anar a cagar.Caga't a la gorra Bartomeu, caga't a la gorra a fe de Déu,caga't a la gorra que tot el que caguis serà teu.(La Jota del Peix Barato, tradicional catalana)

Desconectar de la desconexión. Cáceres, Sierra de Gata y Los Barruecos.

Puedo parecer masoquista, o un poco aburrido, pero cuando quiero desconectar de la vida en la aldea, cuidar el huerto, pasear con Nanook entre eucaliptos, y el cantar de los pájaros, solo puedo ir a un sitio similar. No sé si lo normal sería meterme en Londres o New York para tener la dosis de tráfico, luces de neón y olor a asfalto necesaria para sentirme un ser humano. No puedo.

He bajado unos días a Cáceres y la Sierra de Gata. El entorno es tan diferente a mi día a día que el entretenimiento visual está servido. Cáceres ciudad, además, ofrece una particularidad que me parece exclusiva ya a pocas ciudades de este país absurdo: no está rodeada de polígonos industriales, carrefoures, leroysmerlines y buffalosgrilles... y sin salir de la propia ciudad, aún puedes ver espectáculos como éste que os muestro en las fotografías con los caballos. En Los Barruecos Nanook sigue mostrando fascinación con cualquier planta que se mueva su alrededor. Puede estar horas observando una encina mientras comemos debajo de ella. Y las cigüeñas que planean sobre su cabeza se convierten en un divertimento inusual. Este lugar es tan extraño como la primera vez que vine. Cualquier amante del arte moderno y la naturaleza tiene que visitarlo alguna vez.

[pe2-gallery class="alignleft" ] 100528_cáceres caballos_004.jpg100528_cáceres caballos_005-Edit.jpg100528_cáceres caballos_006.jpg100529_barruecos_015.jpg100529_cáceres_001.jpg100529_chocoloateria ruiz_004.jpg[/pe2-gallery]

Fin de semana en el Festival de Cans

Si no habéis oído hablar del Agroglamour es que nunca habéis estado en el Festival de Cans.

Este fin de semana lo he pasado en Cans, una pequeña aldea donde este año han celebrado la VII edición de su festival audiovisual. Allí cada año se acercan directores noveles, actores freaks, personajes del mundillo y algún que otro conocido... este año Luis Tosar ha inaugurado el Torreiro das Estrelas. Si tenéis oportunidad, pasad algún año!

Albi, obra maestra del Tarn

Después de abandonar las Gorges du Tarn, descubro que esta preciosa ciudad en la que he dormido fue construida con la arcilla creada por mi río favorito...

Llego a Albi por casualidad. Es hora de parar a dormir en este viaje de vuelta a casa después de pasar varios días en la región del Lozère. Esta ciudad parece demasiado grande para mi gusto, pero ha aparecido en mitad del camino, así que no negaré al destino la oportunidad de conocerla. Al amanecer, durante un paseo rápido por sus calles para hacer los servicios de los perros descubro que hemos dormido a los pies de la preciosa catedral roja y particular de esta encantadora ciudad francesa. Mujeres sonrientes en bicicleta me dan los buenos días mientras se dirigen al mercado a comprar las mejores frutas y verduras. Decido que debo pasar la mañana aquí y que mi viaje de vuelta a casa puede esperar.Lo primero que siente uno al caminar por las calles de Albi es que está en Pisa o Florencia. El color de la piedra, la distribución de las casas, el ambiente de los vecinos... todo recuerda a estas ciudades italianas. Poco a poco, uno se va dando cuenta que está en Francia. La elegancia de los interiores, los detalles cuidados hasta límites insospechables, la limpieza...La melodía de un músico callejero me lleva hasta un mercado colorido, simpático, lleno de productos de la tierra. Noto que ya ha empezado la Semana Santa. De la soledad del Aubrac paso al bullicio de las calles llenas de turistas y viajeros como yo que se han sentido atraídos por este lugar, o que quizás también han llegado aquí por casualidad.

Vidas rurales en Soulages

En Soulages, una pequeña población en el Parc National des Cévennes uno no sabe si el pueblo está abandonado o todavía hay seres humanos viviendo en ella.

Caminando por estas calles sientes el silencio absoluto, roto solo por algunos animales atrevidos al oír nuestros pasos. En Soulages, uno solo puede imaginarse la vida siendo agricultor, o cazador, o pastor... porque es de esos pueblos que se han quedado congelados en el tiempo.

100328_soulages_014-Edit.jpg