Álvaro Sanz

Blog old

Posts tagged coconut
A un metro de Basia Bulat...

Pocas veces he estado tan cerca de un músico. Tanto que podía acariciar sus palabras y dejar que me bailaran por dentro...

Llego al concierto de Basia Bulat en el Café Pop Torgal de Orense a la vez que la canadiense. Están descargando sus trastos de la furgo de producción. Saludo y alguien me da la guitarra de la cantante para que la baje al local. Ángela, mi compañera de viaje y concierto me presenta a Basia y charlamos unos minutos antes de la prueba. Su español es muy divertido y dulce. Después de un par de pinchos por estas viejas calles estoy de nuevo en el Torgal. No cabe nadie más. Aparece Basia e intuyo lo que está por venir. Con un ukelele y alejada de cualquier micrófono solo puede ser que vaya a tocarnos "Before I knew", una de mis canciones favoritas de los últimos años. Después de esta viene un "Run" que me emociona más de lo normal... y me encuentro a solo un metro de ella, casi puedo tocar su pelo y apartárselo de la cara mientras toca. Gran noche. No la olvidaré.

run, run, run keep running back to me

110213_basia bulat cafepoptorgal_057.jpg 110213_basia bulat cafepoptorgal_072-Editar.jpg 110213_basia bulat cafepoptorgal_018.jpg110213_basia bulat cafepoptorgal_019.jpg110213_basia bulat cafepoptorgal_027.jpg110213_basia bulat cafepoptorgal_064.jpg110213_basia bulat cafepoptorgal_041.jpg110213_basia bulat cafepoptorgal_046.jpg

Micah P Hinson. “Seven Horses…”

El otro día compartí con vosotros algunas fotografías del concierto de Micah P Hinson en la Sala Mondo de Vigo. Ahora os he subido un montaje de vídeo que he hecho a partir de algunos planos que grabé entre foto y foto. La canción que he utilizado para acompañar no es de sonido directo, he escogido Seven Horses Seen Or Through The Hours, Still Comes Another Day, que me parece una delicia. Disfrutad!

Micah P Hinson en la Sala Mondo de Vigo

La primera vez que ves a Micah P Hinson en el escenario piensas que al rarito del instituto le acaban de comprar una guitarra de 30 euros en el Carrefour y va a empezar a tocar Hotel California.

Micah empieza a mover su mano derecha. Su vieja guitarra empieza a sonar. Su música es la banda sonora de tu historia de amor. Su voz la tienes clavada recordándote los mejores momentos de tus últimos 3 años. Sus letras son duras pero a veces prefieres no descifrarlas y dejas que te acaricien por dentro.Micah no es el rarito del instituto. Resulta que mientras tú estudiabas derivadas y declinaciones del latín el jovencito estaba en la cárcel por tráfico de medicamentos y drogas. Eso, el tabaco y un don divino hacen que de su garganta aparezcan unos graves que pueden con todo. Si cierras los ojos crees estar escuchando los últimos momentos de Johnny Cash. Pero no quieres empezar a compararle con los genios de la época de tus padres. Quieres pensar que es un genio de ahora, de tu tiempo. Y sigues escuchando...El concierto es largo, tanto que Micah va mirando su reloj de vez en cuando para no alargarse demasiado, no porque quiera irse a su Hotel. Nadie le espera. Su mujer, le contempla como uno más entre el público. En su interior, un pequeño Micah está acunado por la voz ronca de su padre. Le dedica una canción y le declara su amor. Gira el micro y la mira. Me siento un voyeuren este momento. Me siento un afortunado.

[pe2-gallery class="alignleft" ] 100612_micahphinson_009.jpg100612_micahphinson_017.jpg100612_micahphinson_044.jpg100613_micahphinson_132.jpg100612_micahphinson_062.jpg100612_micahphinson_093.jpg[/pe2-gallery]

Sidonie en Vigo, crónica de un incendio multicromático

Son las 18.30 de la tarde y estoy en el Auditorio de la Universidad de Vigo. No, no he venido a hacer una charla, ni un workshop, ni nada que tenga que ver con lo académico, he venido a ver a Sidonie. ¡Sí, que pasa!

Creo que debe hacer años que no asisto a un concierto de pop-rock como público por el simple placer de escuchar a un grupo. Sidonieno me ha fallado. Verles tocar es como si asistieras a su primer concierto en el Instituto. Puedes observar esa complicidad de unos buenos amigos que llevan miles de horas de rodaje; unas ganas terribles de darlo todo y sobre todo unas tablas, que os gusten o no, son indiscutibles. Os ahorraré la crónica musical, no es mi fuerte. Pero compartiré más imágenes que nunca. Hoy he seleccionado más de 50 instantes del concierto. Casi nada.

Os diré que las fotografías están firmadas por mí, porque soy el propietario de la cámara y el que encuadraba-disparaba, pero la mitad del mérito, como mínimo es para el técnico de luces que vistió el frío espacio de hormigón en un recinto psicodélico en que cada canción era un nuevo viaje.

Todas las imágenes son de Alvaro Sanz, queda totalmente prohibido su uso sin respetar la "marca de agua" y citar la fuente. Ninguna de estas fotografías ha pasado por el Photoshop.

Voces Femeninas 09

Asistir a un concierto organizado por Coconut es como organizar una buena comida entre amigos en el campo: tienes asegurada la mejor compañía y sabrosos platos.

091121_voces femeninas_hello saferide_021.jpg

Hace días que veo por Vigo un cartel precioso y elegante con unos patos alzando el vuelo. El cartel anuncia uno de esos eventos que no quieres perderte por nada del mundo: Hello Saferide, Dawn Landes y Basia Bulat en el ciclo de Voces Femeninas 09 organizado por Coconut. Realmente todo lo que hacen los de Coconut es como si estuviera hecho a medida para mi, así lo sentí hace unos meses cuando descubrí a Peter Broderick en el Auditorio Caixanova. Hoy tampoco me fallan, y me hacen descubrir una Hello Saferide simpática y con letras cercanas. La sueca, periodista y cantante en los ratos libres, va acompañada de un personajillo capaz de tocar todos los instrumentos a la vez, de hacer unos coros que a veces eclipsan a la propia Annika y de dejarnos a todos enamorados por su dulzura en el escenario.[pe2-gallery class="alignleft" ]091121_voces femeninas_hello saferide_015.jpg

091122_voces femeninas_dawn landes_010.jpg

A Basia Bulat le tengo cariño, mucho, desde la primera escucha, en 2007 de su disco "Oh, my darling" me cayó bien y desde entonces no he parado de escucharla. En el escenario no falla, acompañada de una amiga a la viola y su hermano a la batería, nos hace sonreír con sus letras y la expresión de su rostro.Vuelvo a casa con la sensación de que ha sido una noche perfecta, como una buena comida entre amigos en el campo.

091123_voces femeninas_basia bulat_024.jpg