Álvaro Sanz

Blog old

Posts tagged caballo
All the pretty little horses

[pe2-gallery class="alignleft" ] 111101_curs alt pirineu_bosc de perosa_003.jpg 111101_curs alt pirineu_bosc de perosa_014.jpg111101_curs alt pirineu_bosc de perosa_013.jpg

Hush-a-bye Don't you cry Go to sleepy little baby Go to sleepy little baby When you wake You shall have All the pretty little horses All the pretty little horses

"All the pretty little horses" (Current 93)

111101_curs alt pirineu_bosc de perosa_056.jpg[/pe2-gallery]

 

y aquí tenéis el behind the scenes gracias a Lucía Meler _LUZ6466.jpg

Caballos en el Causse Mejean

Estamos a punto de terminar el Curso de Fotografía en las Gorges du Tarn, y todavía nos quedan algunas sorpresas.

Hemos dejado las gargantas del río Tarn y una serpenteante carretera nos ha llevado hasta un Causse, una gran meseta con un paisaje totalmente distinto al que viene acompañándonos durante tres días.La tarde empieza a regalarnos una luz dorada que dura más de lo habitual. Caballos y más caballos recorren estas tierras desiertas. Recorremos las carreteras en solitario y caminamos entre rocas fantasmales en Nimes-le-Vieux. El sol empieza a caer y nos brinda sus últimos segundos teñido de rojo. Intensa despedida de este lugar. [pe2-gallery class="alignleft" ] 110306_causse mejean_013.jpg110306_chaos de nimes le vieux_002.jpg[/pe2-gallery]

Luxemburgo de blanco

Estoy en Luxemburgo pasando unos días de descanso. Ha nevado mucho, dicen que hacía cuarenta años que no lo hacía así.

Es gracioso, hace dos años vine en verano e hizo un calor infernal, dijeron que hacía cincuenta años que no hacía un verano como ese. De una visita a otra hay más de cuarenta grados de diferencia. Con unos gorritos, guantes, chaquetas y los tres bebés colgados, nos vamos de paseo por los alrededores de este pequeño pueblo en el que estamos. Los bosques están pintados de blanco y los campos irreconocibles. Un caballo se ha intentado camuflar en el fondo nevado pero le he visto desde lejos. Me he acercado, y una vez conseguida la confianza suficiente le he mostrado la cámara para que aprobara mi acción. A los caballos les encantan las fotografías. Y a mi me encanta fotografiarles.
101231_luxemburgo_109-Editar.jpg
Jaleo de Ferreries

He practicado todo tipo de deportes de riesgo, pero creo que nunca he tenido un nivel tan alto de adrenalina como debajo de un caballo...

Estoy en Menorca rematando unas vacaciones que no olvidaré nunca. Me han hablado tanto de la fiesta del "jaleo" que no quiero irme de Sa Roqueta Petita sin verlo. Me acerco a Ferreries, en el centro de la isla donde son las fiestas de San Bartolomé. Hoy es un gran día para el caballo menorquín, negro y alto, elegante y fuerte.Os dejo algunas de las fotografías que hice, con un ojo en el visor de la cámara y otro evitando una patada equina...

[pe2-gallery class="alignleft" ] 100823_jaleo ferreries_013.jpg100823_jaleo ferreries_018.jpg100823_jaleo ferreries_047.jpg[/pe2-gallery]

El curro de Morgadans

En Morgadans hay caballos que pastan de forma totalmente libre por los montes. Una vez al año sus propietarios los reúnen para desparasitarlos, identificar y marcar a los potros y contabilizar las pérdidas del invierno.

Es sábado por la noche. Subo a los montes que rodean mi casa para conocer un poco los detalles de la gran fiesta popular de mañana: "El Curro de Morgadans". Este es un gran evento etnográfico del que se cuenta tiene orígenes ancestrales. Decenas de personas galopan con sus caballos, otros beben licor café y algunos descansan durmiendo con mantas entre los árboles. Hoy ha sido una larga jornada. Durante horas, los ganaderos han buscado el centenar de caballos que habitan los montes y los han reunido en un vallado en el alto del monte. Es el único día del año que los equinos dormirán encerrados.

100620_curro morgadans_008-Editar.jpg

Es domingo. El bebé me ha despertado un poco antes de lo habitual, así que he aprovechado para subir a las montañas antes de lo previsto y disfrutar del amanecer de uno de los días más largos del año. Al llegar a los montes de Morgadans los primeros rayos de sol se filtraban entre los eucaliptos. He subido andando en silencio, abrigado del frío de la mañana. En el camino, grupos de vacas pastaban en el valle con vistas al Atlántico. Al fondo, las islas Estelas de Baiona y las Cíes de Vigo. Quisiera ser animal y habitar este lugar.

 100620_curro morgadans_058.jpg

He llegado demasiado pronto al lugar de la cita de los mozos. Extiendo mi camisa en la hierba e intento recuperar el tiempo de sueño que me falta. El sol me golpea la cara a pesar de  ser pronto. El viento puro y helado de montaña me refresca. El viento me hace soñar en la libertad. 100620_curro morgadans_043.jpg

Una vez reagrupadas las manadas junto a la puerta del cierre se abren las vallas y las decenas de voluntarios que se han sumado empiezan a llevar a los caballos monte abajo, hacia el curro, hacia los cientos de espectadores. Durante algo más de una hora recorremos el camino. Momentos de tensión y griterío son los protagonista de la bajada. Algunas yeguas quieren huir entre los huecos que se crean en la gran cadena humana.

100620_curro morgadans_149.jpg

Cada vez más gente forma este cordón. Nos acercamos al curro. El polvo casi no me deja ver. El calor cada vez es más fuerte. El olor a sudor y tierra se pegan a mi ropa. Casi sin darme cuenta los caballos están metidos en el curro. Allí, aún queda el duro y peligroso trabajo de separar a los potros. Además de evitar que sean aplastados por los adultos, servirá para marcarlos e identificarlos. Los propietarios los distinguen por las marcas en la cara y las patas. Hay momentos en los que el hombre debe luchar literalmente contra los animales para poderlos inmovilizar. El forastero puede creer que hay algo de salvaje en esta práctica. Es pura supervivencia. Es pura historia. Auténtica tradición.

El cansancio hace que no me quede más tiempo en estos montes festivos. En esta ocasión no veré como graban a fuego las marcas de cada uno de los propietarios a los lomos de los animales. No veré tampoco la lucha por cortar las crines. Tendré ocasión de volver

100620_curro morgadans_215.jpg