Álvaro Sanz

Blog old

Posts tagged ancares
Entre bosques me encuentro

De todos los lugares del mundo y de todas aquellas maravillas que nos ofrece la madre naturaleza, donde me siento más identificado y más en paz es en el bosque. Y allí, en los bosques, me dejo caer y me pierdo siempre que puedo. Si algún día me buscáis y no sabéis donde estoy, entrad en uno de ellos y gritad mi nombre. Os contestaré, seguramente, con un aullido de lobo.

Con filosofía no hay árboles
130106_Medulas_023.jpg
"No basta abrir la ventana para ver los campos y el río. No es suficiente ser ciego para ver los árboles y las flores. También es necesario no tener ninguna filosofía. Con filosofía no hay árboles: no hay más que ideas. Hay sólo una ventana cerrada, y todo el mundo afuera; y un sueño de lo que se podría ver si la ventana se abriera, que nunca es lo que se ve cuando se abre la ventana."

Fernando Pessoa

Vida en las montañas

Los hombres de las montañas, me sorprenden, a veces, por su elegancia hasta para cortar la leña. Este señor golpeaba de forma totalmente relajada, arreglado como si tuviera que ir a la iglesia en cualquier momento, en una remota aldea gallega de los Ancares. Me explicó que "éste" le costaba porque los carballos tienen nudos. Mientras, su cachorro de pastor alemán, de solo dos meses de edad, correteaba a su alrededor y venía a morderme los pantalones. Es la vida en las montañas. La que me gusta, con la que sueño. Invierno en los Ancares por Alvaro Sanz Invierno en los Ancares por Alvaro Sanz Invierno en los Ancares por Alvaro Sanz

Autorretrato en ventana

Ventanas en Piornedo, en los remotos Ancares, después de horas serpenteando carreteras intransitadas y olvidadas en estas fechas. Ventanas que me invitan a mirar dentro, y a mirar fuera. Ventanas que me reflejan a través del paso de los años, de sus texturas y sus entresijos, y que me recuerdan que tengo un año más, yo también, y que el tiempo pasa.

Vemos y damos a ver, en una especie de testimonio, em mundo que nos rodea, y el acontecimiento por su propia dinámica crea el ritmo orgánico de formas. En cuanto al modo de expresarse hay mil y un medios de destilar aquello que nos ha sucedido. Dejemos, pues, que lo inefable conserve toda su frescura y ya está... Henri-Cartier Bresson. Images à la sauvette, 1952.