Álvaro Sanz

Blog old

Mirades de Cargol: Luxemburg, Fragile

Sigo con el cuarto capítulo de mi serie de piezas documentales de viajes, esta vez rodada en el pequeño Luxemburgo.

Este capítulo de Mirades de Cargol nos lleva a Luxemburgo. Este pequeño país nos regala una pieza de contrastes, entre las grandes industrias del metal y sus bosques del Müllerthall. El frío y duro acero recortado sobre el cielo nos provoca sensaciones contradictorias: el caos mecánico frente al verde pacificador, lo artificioso frente a lo natural, el demoledor desarrollo industrial de nuestras sociedades frente a la fragilidad de otra vida más naturista, quizás en vías de extinción.En este capítulo han participado Raquel Galavís, Alvaro Sanz, Javier Díez-Ena, Adela Batiste, David Vidal y Miquel Curanta.

Una vez más, aquí tenéis el texto en castellano...

Estoy tranquila; respirando; saboreando el néctar verde que me recorre entera. Rayos desviados me envuelven de tanto en tanto...sigo respirando. He nacido del fuego, del caos, de la nada y vivo eterna en cada rincón de verde, de musgo, de helecho. Llevo siglos respirando el aire de la historia, soy el pulmón del universo, la savia de la vida. Escucho el ronroneo de la tierra girando sobre si misma, el aleteo de la mariposa coqueta, el graznido del cuervo. Bebo de la lluvia dulce, de la tierra húmeda, del rocío tímido. Hablo con el reno, con el ciervo...hablo con el hombre y a veces le entiendo. Estoy tranquila en mi plácido sueño...
Un grito me despierta, un rayo, una lanza, una grieta! Sangre de mi alma brota entre mis hojas ! Jirones de mis entrañas esparcidos por el suelo. Mi verde se diluye en ocre y veo al hombre. Le hablo, pero no me entiende, no me escucha...le suplico, le ruego, le explico inútilmente...no hay acuerdo...
En duelo forzoso me retiro del acoso, pero permanezco expectante, latiente, acechante...
En mi lugar se hospeda ahora una máquina de acero. Caos mecánico ensordece mis tímpanos de seda, rasgando mis membranas en llanto de recién nacido. Chimeneas de fuego escupen veneno al cielo, que llora en grises mi ausencia, mi destierro. Se recorta el perfil de esta demoledora contra un blanco estéril... pero yo sigo latiendo a la espera, anhelando la revancha en esta guerra de desconcierto.
Pasan días, meses, años...siglos de humo, de hierro, de artificios caducos, de hombres sin sueños.....
Por fin llega el momento! El olvido me abre una puerta de reconquista de esta mi casa expropiada. Dudo a ratos, titubeo nerviosa, entro y salgo de nuevo con miedo. Encuentro mi morada cambiada, no encuentro mi suelo! Pero poco a poco gano confianza, me crezco, me refuerzo en mi alma y recupero mi predio. Mi techo azul vuelve a brillar eterno. Generoso transfunde sus lágrimas dulces a mi corazón enfermo. Empujo, crezco, salto y bailo abrazada a las piedras, en este salón de mi destierro. Y así lentamente, me recupero. Soy la frágil esperanza del mundo eterno.Soy la frágil reconquista de los niños del mañana. Soy frágil pero me siento fuerte. Soy frágil, si, pero soy tu único aliento.