Álvaro Sanz

Blog old

Peter Broderick en Vigo...

Está claro que Internet y los nuevos medios nos facilitan el acceso a la música, a las nuevas propuestas... pero no sé por qué cada vez me resulta más complejo encontrar grupos o artistas que me hagan poner los pelos de punta.

Porque yo no soy de bailar, ni de dar gritos en una discoteca para escuchar al de al lado mientras suena house a toda pastilla. Por suerte, el otro día me tocó ir a grabar un concierto de Peter Broderick, un desconocido para mí. Entré en el auditorio de CaixaVigo despacio, porque ya había empezado la primera canción; coloqué el trípode; encuadré; revisé el audio... pero aún no era consciente de lo que estaba pasando, de lo que estaba sonando en ese espacio habitado por tan solo un puñado de almas, un puñado de privilegiados que salimos extasiados por tanta grandeza. Me pregunto cómo un joven con camisa de cuadros subido a un escenario es capaz de tocar un violín mientras canta una melodía, pregrabarlo, lanzarlo al aire y reinterpretarlo con una guitarra y unos coros, y así, sucesivamente, crear una músicas, unas notas que quedaron suspendidas para siempre en el auditorio, y que después, el Sr. Chinarro se encargó de destrozar con su música parecida a un Sabina en decadencia. No hombre, no, el caviar no se mezcla con cocacola del Dia%...... y jamás, jamás en la vida había sentido tanto respeto a la hora de disparar mi cámara de fotos y hacer ruido con el obturador. Creía que iba a despistar al mago de los recursos sonoros, que mi "click" se iba a interponer en la grabación de loops y que iba a sonar infinitamente destrozando el tempo de las piezas... así que solo disparé una vez, una única vez para que Nanook vea el que fue su primer concierto, y lo recuerde para siempre, como seguramente haré yo.

090523 peter broderick-1.jpg