Álvaro Sanz

Blog old

Cocorosie en Pontevedra

Casualidades de la vida o no el sábado estaba en un pueblecito del norte de Mallorca, esperando a que dejase de diluviar para hacer mis visuales. Sin saberlo, las Cocorosie estaban a tan solo 5 km haciendo un concierto que seguramente los de la isla no olvidarán en mucho tiempo. De esto no me enteré hasta el domingo, cuando llegué cansadísimo a Santiago de Compostela y me di cuenta de que había concierto de las hermanas en Pontevedra. Allí fue cuando vi el cartel que las anunciaba donde yo había estado la noche anterior. Habíamos viajado juntos! Por suerte, quedaban algunas localidades en primera fila y pude asistir a un concierto que no olvidaré. Porque fue perfecto. Desde los teloneros, Danielle Stech, con un ukelele, tímida y elegante que tocó las canciones justas, para dar paso a Quinn Walker, el señor orquesta, que con guitarra acústica, pandereta, bombo, maracas y demás nos dejó a todos atontados con su voz, con su multitud de registros. Dentro de dos años, asistiremos a sus conciertos, dadle dos años.La actuación de Cocorosie fue impresionante, arrancando con una fuerza espectacular. La pantalla enorme ocupaba todo el escenario con imágenes creadas por ellas mismas; las luces, sutiles pero originales creaban efectos fluorescentes imposibles de retratar con la cámara, y la mezcla de arpas, guitarras, pianos de cola, juguetes electrónicos, flautas y sobretodo la voz de Tez, un beatboxer que nos hizo levantar cuando hizo un solo de casi 3 minutos. Una noche para no olvidar. Os dejo algunas de las pocas fotos que hice, porque estaba prohibido, y porque la iluminación era tan mágica que el obturador se volvió loco y el balance de blancos decía que el amarillo fluorescente era lo más puro en el escenario. No os la perdáis, y sobretodo no volváis a pagar 90 euros por ver a Björk.
[pe2-gallery class="alignleft" ] 080525 cocorosie-25-2.jpg080525 cocorosie-61.jpg080525 cocorosie-27-2.jpg[/pe2-gallery]