Álvaro Sanz

Blog old

Maquetas que no lo son

Recuerdo cuando era pequeño y jugábamos a construir ciudades vanguardistas con nuestro Tente. Ojalá pudiera volver atrás...

Sí, lo sé, los de las nuevas generaciones no tenéis ni idea de qué es el Tente, ni el Lego, ni los Clics porque no se han llevado al mundo del videojuego. Pues eran nuestra más absoluta fuente de imaginación y distracción en los 70 y 80. Yo pasé seguramente 5 o 6 años de mi vida sacando y metiendo las piezas de aquella caja de madera que había construido mi padre para que guardásemos todo perfectamente ordenado. Construía lo que quisiera, coches, montañas, aviones, barcos... y ciudades vanguardistas. Ni Frank Lloyd Wright ni el mismo Mies imaginaron jamás las ciudades que mi mente y mis manos crearon con tan solo 8 años de edad. Tampoco, estos genios del hormigón imaginaron que una pandilla de irresponsables y patéticos arquitectos y políticos iban a destrozar el entorno de un país de esta manera. Ojalá la foto que os muestro, que la tomé hace unos días en Cáceres, fuera lo que parece, una maqueta y se pudiera destruir de un golpe como destruía mis edificaciones de Tente cuando era pequeño. Pero no, quedarán ahí, generaciones y generaciones como símbolo de una crisis no solo económica, también existencial. Y una vez más, no habrá dinero suficiente para volver atrás.

100528_cáceres caballos_005-Edit.jpg