Álvaro Sanz

Blog old

La calma en Kireei

Estas fiestas he estado en Barcelona, y no ha fallado el ritual de pasar por la FNAC a ver revistas, y a comprar algunas para llevarme a Galicia, para devorarlas junto al fuego en las noches frías que faltan por llegar.

Mirando en las estanterías de siempre he sentido un pequeño escalofrío al observar que junto a la National Geographic y la Metal estaba el último ejemplar de la Kireei. Como un niño inocente la he cogido con mis manos y he pasado páginas para ver que todo estaba en su sitio. No es que no la hubiera visto aún, porque lo hice el mismo día que salía de imprenta junto a la artífice de este proyecto, Cristina Camarena, pero necesitaba comprobar que todo estaba ahí, en su sitio, que cada página estaba en orden, con los colores correspondientes y que cada una de mis fotografías se veía bien. Luego, la he vuelto a depositar en el montoncito, y he subido las escaleras en busca de algunos libros para autoregalarme. Mientras subía por las escaleras mecánicas, en ese trayecto de 4 segundos que te lleva de una planta a otra, me ha dado tiempo a sonreír, a pensar que soy un afortunado de participar en este proyecto y deque Cristina siga diciéndome que haga lo que quiera y rellene las páginas de su bello proyecto con fotos como éstas que hice en una mañana fría y calmada cerca de casa.

Si todavía has pedido el número 3, te recomiendo que lo hagas, no te vas a arrepentir si te gustan las cosas bellas... Puedes encargarla aquí!