Álvaro Sanz

Blog old

Como un trotamundos en un mar de niebla

Después de una semana intensa en Barcelona donde he estado haciendo un taller de 3 días en la Escola Superior de Disseny ESDi e impartiendo clases en el Postgrado de Diseño Gráfico en Televisión de Elisava salgo rápidamente de esta mole de cemento para recuperar mi personalidad.

No soporto la ciudad. Lo he dicho en varias ocasiones, pero ahora lo confirmo después de haber pasado una semana con mi familia al completo. Viajar en metro con el cochecito es una odisea. Dormir por las noches tranquilamente, un placer prohibido. En cuanto he acabado mis obligaciones académicas, he cargado de nuevo la autocaravana y he huido literalmente hacia las montañas. En cuanto he llegado a la comarca de Osona, todo se ha empezado a parecer un poco más a la paz. He elegido el Santuari de Bellmunt para pernoctar, por recomendación de Sergi y Nuri. No me han engañado. La noche ha sido tan silenciosa que daba miedo. El amanecer tan bello que también daba miedo.Por la mañana, a las 7, he despertado y he salido a pasear con los perros y la cámara de fotos. Me he acercado al precipicio. He soñado que volaba. He soñado que no tendría que volver nunca más a pisar una ciudad. He soñado ser el personaje de Trotamundos en un mar de niebla del romántico Friedrich.

100324_bellmunt_108.jpg