Álvaro Sanz

Blog old

Cabaña en Farrera

Una vez más caminos de montañas desconocidas me llevan a lugares inimaginables, lugares que de golpe me retuercen por dentro y me hacen pensar demasiado deprisa.

Y en Farrera, una pequeña población perdida en los valles del Pirineo Catalán, aparece, de la nada, esta vieja carroza entre la nieve. Me acerco lentamente y subo sus escaleras, suponiendo que no hay nadie. Suponiendo también, que si hay alguien, solo puede ser de ese tipo de personas que sostendrá un té en la mano y me lanzará una sonrisa, comprenderá mi emoción y me invitará a entrar. Miro a través del cristal de la puerta principal y todo está colocado como hubiera soñado. Intento imaginar quién vive, quién es la persona o personas que viene a pasar temporadas aquí. Demasiada belleza y demasiada poesía para no volver, y quién sabe, compartir ese té imaginado.