Álvaro Sanz

Blog old

Diapos

Hubo un tiempo en el que solo hacía diapositivas. Tengo cajas llenas. Fue durante la carrera. Una época en la que nos valoraban por investigar.  

Era el año 97, y teníamos la asignatura de fotografía en primero. Pasábamos más horas en el cuarto oscuro, con ese olor a líquidos que nadie olvida, que haciendo fotos. Pero aprendimos las bases, para siempre. Mi compañero Albert Folch   fue el que me introdujo en el mundo de la diapo. Podías intervenir, manipular... y de eso Albert sabía mucho. Y así es como comencé a acompañar a algunos grupos de música proyectando imágenes durante el concierto; a proyectar sobre cuerpos y volver a hacer fotos; incluso a hacer diseños con el ordenador y fotografiar la pantalla (algo rudimentario pero efectista).

Hacía mucho que no disparaba diapo, y había un carrete caducado que me acompañaba en todas mis mudanzas, desde no sé qué año.   El año pasado lo puse en la vieja Zenit de mi padre, y fui haciendo fotos de vez en cuando. El otro día lo revelé, y aparecieron pequeños momentos congelados. Ahora es el momento de ponerlas en un carro del proyector, apagar las luces, y comenzar a pasarlas una a una escuchando el rugir del ventilador lleno de polvo. Lo que daría por hacer unos tés, preparar unas magdalenas e invitaros a casa, sentados todos en las alfombras marroquíes y disfrutar de la magia!

Nota: Estoy seguro que los que seguís mi blog veréis imágenes que os suenan de antes. La razón es que muchas veces disparaba con analógico y también con digital. Así que veréis cosas de París, Portugal, Asturias, nuestra casa en Soutelo de Montes...