Álvaro Sanz

Blog old

Soy fan de Laura Dekker

(Antes de nada, si no sabéis de que va el tema, buscad en los periódicos de estas semanas) Vamos a partir de dos hipótesis antes de que nadie se me eche al cuello. La hipótesis primera y podríamos decir "negativa" sería la que dice que el padre de la niña es un capullo oportunista que quiere aprovecharse de su hija para forrarse. Si este fuera el caso, pasaríamos página y ni siquiera me habría molestado en crear un post.Mi hipótesis, digamos, la romántica, es la de que una joven adolescente de 13 años, que tiene agua de mar corriendo por sus venas y que ha pasado más tiempo de su vida navegando que montando en bicicleta desea dar la vuelta al mundo en velero. Literalmente, la niña nació en un barco. Resulta que las cortes de su país, Holanda, un país que yo creía tan abierto como para tener prostitutas en escaparates como si fueran las rebajas de febrero, casi le quita la custodia al padre por permitir que la niña hiciese una locura: cumplir su sueño.Yo que estoy constantemente preocupado por los jóvenes de hoy en día, encerrados en sus habitaciones mirando el facebook, chats, o jugando a la Play, de repente doy con una joven con las ideas claras, con objetivos, con sueños que cumplir, sobre todo con sueños, y llegan unos señores con toga y deciden que es demasiado joven para cumplirlos, y literalmente dicen: "el viaje podría dañar su salud y su desarrollo mental". ¿Como? Me estáis diciendo que las leyes de vuestro país son tan happies que la chavala puede entrar en un coffe shop como yo entro en una fleca, meterse una seta alucinógena como yo me enchufo unos churros con chocolate, y ¿no la dejáis viajar porque le puede dañar la salud? Ah, claro, será que mirar la televisión 10 horas al día no hace daño; o que practicar deporte de riesgo con el mando de la wii en la mano no frena el desarrollo mental y físico...¿Qué es la libertad? Si esa niña pertenece al mar! Ahora, la pobre tiene una depre de caballo, está encerrada en su casa, va a empezar a beber alcohol, se va a pasar 15 horas mirando la tv, va a sustituir los  Corn Flakes por la marihuana para desayunar, va a dejar de estudiar y al carajo con sus sueños. A nadie le importará que Laura quisiese recorrer el mar, quisiese ser valiente como Juana Maria de los Dolores de León, Mary Livingstone, como su compatriota Alexine Tinne o como Naomi James, el problema es que Laura fue demasiado madura y tan solo tenía 14 años.Esta noticia, me ha hecho recordar que un día yo también fui marinerito, a bordo del "Triana", pero a diferencia de Laura, a los 14 años, yo empecé a decir a mi padre que no quería acompañarle en sus singladuras. Eran tiempos de ir con la Vespino, pasear con chicas, pasar horas en la Plaza del Cano comiendo pipas, aunque si hubiera decidido ir a dar la vuelta al mundo tampoco creo que hubiese pasado nada malo.