Álvaro Sanz

Blog old

Libros que cambian de dueño

Una de las cosas que más rabia da en este mundo es ir a coger un libro de tu estantería y descubrir que lo has prestado. Pero ¿a quién?

Pueden pasar meses sin que recuerdes en qué momento el Sonic Graphics que te costó 50 euros ha dejado de estar junto a tus favoritos, o cuando el Types in Motion ha decidido cambiar de dueño. Puede ser horrible querer repasar algún capítulo de El Principito y no tenerlo a mano. Y como siempre, por desgracia, Internet no puede cubrir el vacío que deja un libro. O ¿creéis que un PDF cutre descargado de alguna página de Internet con una versión de la obra de Saint-Exupéry es lo mismo que tener ese tesorito entre las manos? Pues resulta que hace tiempo, tanto como tres añitos, que andaba yo preguntándome dónde debía estar el Inside Houses, de la editorial Könemann, que tanto me gustaba hojear. Es un libro alargado, de tapa dura, con decenas de fotos de casas en entornos rurales de Europa. El fotógrafo Martin Rosswog dedicó 20 años de su vida en inmortalizar interiores de viviendas con un encanto único. Además, el libro, no me costó más de 8 euros, pero le tenía un cariño especial.Hace poco, hablando con una amiga, exalumna, y excolaboradora de dzero, me dijo que si algún día quedábamos para tomar un café de paso me devolvía mi libro. ¿Qué libro? Cuando me dijo que era el Inside Houses deseé volverlo a tener en casa, junto a los demás... no, no, junto a los demás no, a partir de ese día decidí que este libro presidiría la mesa del comedor apoyado en un pequeño atril y abierto por una página aleatoria...Y aquí os lo presento, en un lugar donde recibe la luz matutina que entra por la ventana, como si de una planta con vida se tratara... porque los libros tienen vida, y a veces, deciden cambiar de dueño.

 [pe2-gallery class="alignleft" ] 091214_housesbook_005.jpg091214_housesbook_006.jpg091214_housesbook_007.jpg091214_housesbook_008.jpg[/pe2-gallery]