Álvaro Sanz

Blog old

Accidente con Victor Horta

Cuando surge un desastre hay dos opciones: o lamentarse o buscar un final alternativo a la historia...

Lo peor de llevar el material fotográfico justo a un viaje es que algo se estropee. Por eso, cuando los profesionales nos muestran esas largas listas de cuerpos, ópticas, flashes que llevan en sus rutas por el desierto... creemos que no es necesario. Ni tanto, ni tan poco. Hoy se me ha caído el 50mm 1.8 al suelo en el restaurante del Museo del Instrumento de Bruselas. ¿Qué hacía ahí? Pues comer, contemplar las vistas, y disfrutar de la arquitectura de Horta, uno de los grandes. La cuestión es que se me ha separado (por no decir "roto") la óptica en dos partes. A partir de entonces, lo que he hecho ha sido jugar con ello y aprovechar el encanto de esa nueva dimensión visual que me ofrecía el accidente...