Álvaro Sanz

Blog old

Posts in viajes
Tatacoa

HORIZONTE NORTE. EMPIEZA EL VIAJE.

Hace meses comenzó este viaje. Un viaje de dos amigos que habíamos caminado juntos en momentos hermosos de nuestras vidas, y que siempre volvíamos a encontrarnos cuando lo necesitábamos.

Lo nuestro son las piedras, el polvo, las rocas y los caminos tortuosos; las historias de viejos sabios, la vida en el campo, los secretos de rebaños; lo nuestro es caminar y soñar y que siempre cuenten los que quedan. Y no podía ser de otra forma, que el inicio de estos encuentros múltiples que se van a dar, fuera en un desierto, en el de la Tatacoa, en Colombia.

Aquí Juan y yo nos abrazamos, reímos, tomamos nuestros primeros tintos (café solo en Colombia), contemplamos las estrellas y las fotografiamos. Y recordamos que a pesar de estar en un lugar mágico, rodeados de silencio, de belleza y de sueños, las mejores estrellas del firmamento las hemos visto juntos, hace muchos años, y eso no nos lo quitará nadie ni ningún otro cielo. Porque juntos, descubrimos hace años que en el firmamento hay tantas estrellas como sueños por cumplir, como historias que contar y como caminos que tomar, y solo hay que comenzar a caminar, a rodar, a nadar, para ser libre. Y aquí y ahora, en el desierto de la Tatacoa, siento que soy yo, una vez más, y comparto con mi amigo pedazos de mi vida, secretos bien guardados y emociones profundas y descubro, una vez más, que estoy en el lugar correcto, aquí y ahora, pero que en casa, me espera la vida que deseo y que soy afortunado de poder manejar, a mi manera, el timón de este barco que hoy navega por un desierto y mañana romperá contra las olas de costado.

Bergen

Llueve sin parar en Galicia. Esta noche parecía que nuestra casa de piedra iba a comenzar a flotar. Y he recordado que Bergen, la ciudad donde cerramos nuestro viaje a Noruega este verano, es conocida como la ciudad de la lluvia. He recordado también que aún quedan fotos por enseñar, por compartir, y ayer Mö hizo uno de los posts más bonitos que haya visto en mucho tiempo... así que hoy es día con sabor a Noruega. 

A Road Trip

Convertir el coche en casa. Coger solo tu nueva Fuji X100S y la Zenit Rusa. Coger el mapa de España, el Empordà y el sur de Francia. Salir de casa y ver que te acompaña la mejor compañera de aventuras del mundo. Comer con Ade y Marcos en Ourense. Vivir el atardecer en las tierras de Zamora. Dormir en la orilla del Lago de Sanabria. Despertar y bañarte en aguas frías. Comer una empanada riquísima comprada por el camino. Parar a tomar el café con Izaro, Tania, Isa, Gorka y Jose en Donosti y acabar cenando pinchos. Comprar un Ukelele. Dormir en Jaizkibel rodeados de niebla y silencio. Despertar rodeados de caballos y 14 Guardia Civiles armados. Cruzar la frontera. Llegar a Carcassone durante una tormenta que pinta el cielo de colores mágicos. Visitar un castillo de cuento. Dormir rodeados de decenas de furgonetas en la costa mediterránea. Llegar a Perpignan mientras la ciudad despierta. Desayunar en un mítico café. Empaparte de fotoperiodismo durante el Visa pour l'Image. Comer en un restaurante que parece sacado de una película. Seguir viendo fotografías hasta no poder más y salir más impactado de lo que hubieras imaginado. Viajar hasta la Catalunya Nord por la costa. Cruzar hasta Portbou para pasear por su estación. Volver a Francia para dormir en Cerbère. Despertar con rayos de sol entrando en el coche. Bañarte en el mar más transparente que puedas imaginar. Subir por las rocas. Hacer fotografías. Desayunar. Llegar a Cadaqués serpenteando carreteras interminables. Bucear en una calita de Roses. Tocar el Ukelele. Comer en una cueva para protegerte del viento. Llegar a Barcelona. Comprar un libro de Friedrich. Visitar a la familia. Arreglarte el pelo y ponerte guapo para ir a una boda. Desayunar con David en La Cocotte. Ver los Castellers de Santa Tecla. Volver a mi pueblo después de casi dos años sin pisarlo. Llegar a Torralba de los Frailes a la hora perfecta. Parar a fotografiar en el atardecer y disfrutar de nuevo con estas tierras. Preparar una cena exquisita. Dormir en el Río Piedra escuchando el silencio. Despertar con lluvia. Perderte por pistas llenas de piedras, polvo y girasoles. Hacer una fotografía con la cámara analógica de tu padre. Charlar en el jardín de Adoración y comprobar una vez más que el tiempo no pasa aquí. Almorzar con Ignacio y Araceli un pedazo de pan de Used con queso. Recorrer Castilla y visitar un lugar muy especial en Sigüenza. Llegar a Mozoncillo en Segovia y ser recibido con dos sonrisas enormes. Sentirse como en casa e intuir una nueva amistad. Descansar todo un día mientras tu compañera es la mujer más feliz del mundo haciendo fotos para un nuevo proyecto. Acabar el viaje en un campo de pinos haciendo un picnic exquisito en la mejor compañía. Llegar justo a la hora de recoger a Nanook en el cole y recibir el abrazo más rico del mundo. 

La esencia es la libertad
Una excursión a pie debe emprenderse en solitario porque su esencia es la libertad; porque uno debe poder detenerse y continuar, seguir un camino u otro a su antojo; y porque uno debe poder ir a su propio ritmo
— Robert L. Stevenson, en Excursiones a pie

Me encanta leer a Stevenson. Sus narraciones me suenan cercanas y sus ideas totalmente actuales. Pero creo que se equivoca, caminar en solitario no siempre nos lleva a la libertad. Porque si encuentras a las personas que caminan contigo, a tu lado, sin pisar tus huellas, pero sin alejarse demasiado de ellas, sin adelantarte demasiado pero sin que les tengas que arrastrar... y sobre todo, las personas que entienden que quizás necesitas un tiempo para ti, que separarse unas horas en medio del viaje no es malo, quizás en ese caso te sentirás libre y no estarás solo. Si como yo, has encontrado a esas personas, eres afortunado, porque así me siento yo cada vez que subo a un tren, a un barco o a un avión con David y Mö: Libre. 

Bardenas Reales

Lugares que se cruzan en tu camino, una y otra vez, pero evitas. Lugares no lejanos, que por ello no menos exóticos, que desconocemos. Pasamos la vida soñando, desde tiempos remotos con la Atlántida, con viajes interplanetarios, con lugares exóticos, y descuidamos una vez más lo cercano.

Bardenas Reales tendría que convertirse para todos nosotros en una parada casi obligada, como tantos otros lugares de nuestra geografía: Cabo de Gata, Pueblos Blancos, la Garrotxa, el Jerte, los Ancares... lugares por los que había pasado en decenas de ocasiones y se habían convertido en mis apuestas seguras de nuestro territorio. Y Navarra, siempre en mi camino, evitada hasta este fin de semana. Ahora, en horas de mañana, en atardeceres de verano, en mañanas de otoño o nevadas de invierno, este desierto se convertirá en excusa para desviarme en la carretera.

"Viajar, debería considerarse una de las más eficaces formas del saber. Cierto es que hay otros medios de conocer el mundo, pero el viajero se encomienda plenamente a sus sentidos; su aprehensión de un hecho solo será perfecta cuando lo corrobore el testimonio de los sentidos; solo podrá conocer el mundo cuando lo vea, lo oiga, lo huela" Lord Byron
Paris #04: Museo de Historia natural

Camino por el Museo de Historia Natural de París, te veo entre vitrinas, te descubro entre fragmentos de seres que habitaron rincones lejanos hace siglos. Sé que necesitas tu espacio y tu tiempo, porque conozco tu forma de mirar el mundo y hoy estás creando magia, otra vez.

Recorremos por diferentes pasillos todos los recovecos de este fragmento de la historia, de la zoología, de la ciencia... Nos asustamos ante los mismos cuerpos inertes y nos detenemos ante las mismas cajitas de madera. Puedo sentir el pulsar de tu corazón ante los libros viejos con caligrafía de un científico centenario, ante los fósiles alineados... Y solo me falta esperar, uno, dos días, a que encuentres la paz para poner orden a todo ese caos, y encontrar las palabras, para hacerme flotar de nuevo cuando me dices: "He hecho una nueva entrada en el blog"...

París #03 Shakespeare and Company

Durante los días previos a la visita y curso en París varias personas me recomendaron pasar por Shakespeare & Co. Les hice caso.

"No seáis inhospitalarios con los extraños podría tratarse de ángeles disfrazados". Eso reza la frase escrita en la librería. Se dice que el autor es Whitman, su propietario, pero en la Biblia puede leerse algo similar. La cuestión es que antes de hacer estas fotos, me acerqué al protagonista y le hablé de mis intenciones. Era un ángel disfrazado.

"Be not inhospitable to strangers lest they be angels in disguise". George Whitman

Paris #02: Paseando con Clébert

Hace tiempo que dejé de comprar guías de viajes y buscar información de los lugares donde ir. Creo que si ves demasiadas fotos de lugar lo haces tan cotidiano que no reacciones de la misma manera. Y me gusta descubrir.

Para este viaje a París compré un mapa y tres libros sobre la ciudad. Uno de ellos, "París Insólito", una obra de los años 50 con una escritura absolutamente original y con una maquetación preciosa junto a 115 fotografías en blanco y negro de Patrice Molinard. Con él, estoy recorriendo las calles de París de una forma que nunca hubiera imaginado y cuando me encuentro escenas como ésta, en la que el señor de la imagen paró unos instantes después en una esquina, sacó una botella del abrigo, dio un trago y siguió su marcha, me creo que estoy en un París de hace 60 años. Me creo, o me quiero creer, eso depende de hasta donde quiera dejarme llevar.

130212_Paris_Monmartre_048.jpg

"... una vez más salta a la vista que los parisinos aman pero no conocen su ciudad... La verdadera vida de una ciudad está vedada al público, reservada para los iniciados para los contadísimos poetas, para los numerosísimos vagabundos, y cada cual reacciona según su humor y su capacidad emocional... La ciudad es inagotable. Y para conquistarla con fuerza se ha de ser vagabundo poeta o poeta vagabundo."  Jean-Paul Clébert