Álvaro Sanz

Blog old

Posts in fotografía
Polaroids

Los días pasan y la montaña de Polaroids sobre mi mesa se va haciendo cada vez más y más grande. Son instantes fotográficos que por alguna extraña razón tienen una fuerza mayor que cualquier otra imagen de las que capturo, de las que genero, de las que imagino o sueño. Son instantes de Berlín, Marruecos, Eslovenia y Galicia, momentos en Siurana, en Canarias y Arles. Son pequeños fragmentos en papel que me acompañan desde hace meses. El tiempo quizás se lleve el color y la textura, pero no se llevará los recuerdos.

fotografíaalvaro sanzComment
El sueño

¿Qué son los sueños?

Con esta pregunta me lanzo una vez más al vacío... y lo intento explicar en modo de vídeo y fotos. 

En unos días podréis comprar la revista Kireei en vuestros kioscos y pasar páginas y páginas de un papel que me encanta, con fotos, con textos, con ilustraciones... y con sueños cumplidos, como el de vivir de lo que más me gusta, contar historias con imágenes!

131102_Kireei_ElSueño_dealvarosanz_047.jpg
Diapos

Hubo un tiempo en el que solo hacía diapositivas. Tengo cajas llenas. Fue durante la carrera. Una época en la que nos valoraban por investigar.  

Era el año 97, y teníamos la asignatura de fotografía en primero. Pasábamos más horas en el cuarto oscuro, con ese olor a líquidos que nadie olvida, que haciendo fotos. Pero aprendimos las bases, para siempre. Mi compañero Albert Folch   fue el que me introdujo en el mundo de la diapo. Podías intervenir, manipular... y de eso Albert sabía mucho. Y así es como comencé a acompañar a algunos grupos de música proyectando imágenes durante el concierto; a proyectar sobre cuerpos y volver a hacer fotos; incluso a hacer diseños con el ordenador y fotografiar la pantalla (algo rudimentario pero efectista).

Hacía mucho que no disparaba diapo, y había un carrete caducado que me acompañaba en todas mis mudanzas, desde no sé qué año.   El año pasado lo puse en la vieja Zenit de mi padre, y fui haciendo fotos de vez en cuando. El otro día lo revelé, y aparecieron pequeños momentos congelados. Ahora es el momento de ponerlas en un carro del proyector, apagar las luces, y comenzar a pasarlas una a una escuchando el rugir del ventilador lleno de polvo. Lo que daría por hacer unos tés, preparar unas magdalenas e invitaros a casa, sentados todos en las alfombras marroquíes y disfrutar de la magia!

Nota: Estoy seguro que los que seguís mi blog veréis imágenes que os suenan de antes. La razón es que muchas veces disparaba con analógico y también con digital. Así que veréis cosas de París, Portugal, Asturias, nuestra casa en Soutelo de Montes... 

Románticos

Estas últimas semanas he dedicado mis lecturas a los románticos. Una necesidad enorme de saber más, de entender, de ver y de inspirarme hizo que comprara algunos libros y me perdiera por biografías y obras de algunos de ellos. Y he entendido porqué he llegado aquí, porqué de los cientos de obras que nos mostró Isabel en las clases de Arte del instituto la que más me hizo vibrar fue el Viajero frente a un mar de niebla de Friedrich. 

Para el pintor alemán las pinturas de paisaje no eran simples representaciones de la naturaleza, sino una relación entre la impresión visual y un proceso emocional.  Sus obras eran paisajes de estados de ánimo. Porque no perseguía la rigidez de épocas anteriores en que todos debían ser iguales y los cánones dictaban las normas estéticas. Conceptos como instinto, emoción, pasión, subjetivismo, fantasía nos llevan a la búsqueda del individualismo, para alcanzar, cada uno lo que le hacía diferente a los demás. 

El pintor que no vea ningún mundo dentro de sí mismo, que deje de pintar.
— Caspar David Friedrich

Por eso la niebla, la nieve, las montañas lejanas, los atardeceres, la hora azul, el arco iris, las rocas puntiagudas son algunos de sus motivos. No buscaban el perfeccionismo técnico, por lo que imagino que si fotografiaran hoy irían con una vieja cámara analógica o estarían totalmente despreocupados de tecnicismos y conceptos como el ruido, nitidez o enfoque les importarían lo más mínimo. 

Friedrich también escribió "Mientras sigamos siendo siervos de príncipes, no pasará nada grande. Cuando el pueblo no tiene voz no se le permite tampoco sentirse como tal y honrarse". Una muestra de la búsqueda de lo auténtico que perseguía, él y sus contemporáneos románticos. Y sigue diciendo "Posiblemente sea un gran honor tener un gran público. Pero el honor es mucho mayor cuando uno dispone de un pequeño público selecto. Querer gustar a todos en general es gustar a los ordinarios; solo lo ordinario tiene carácter general". 

Desde entonces comprendo los suspiros y las quejas que exhala la naturaleza, si se escucha con atención: en las plantas, en las hierbas, en las flores y en los árboles alienta dolorosamente la gran herida; son los restos del cuerpo difunto de un mundo superior que existió y que se ofrece a nuestros ojos en su descomposición.
— El Runenberg de Ludwig Tieck

Las fotos las hice en Noruega, en las Islas Lofoten y en ellas aparece , mi musa, mi inspiración y la persona más auténtica y con un mundo interior más grande que he conocido nunca. Tenéis más de ese día fotográfico en la crónica que escribí en su día aquí.

Un nuevo despertar

A veces, cuando construimos imágenes, cuando las hacemos, y no las tomamos, el azar, nos regala instantes de inadvertida felicidad que lo cambian todo.

Como cuando llevas días detrás de una imagen y tienes el entorno, el encuadre, la hora... y aparece la persona que lo entiende todo, que sabe lo que estás buscando, y sin hablar y sin casi instrucciones, debajo del agua, es capaz de moverse como tú le hubieras pedido que se moviera, y desde el primer disparo sabes que lo tienes, pero haces más porque te gusta coleccionar momentos, y porque sabes que en ese entorno, cualquier pequeño error lo echa todo a perder: un desenfoque, una entrada de luz que lo quema todo, una ola, algas frente al obturador...

Y sales del agua y cuatro caras sonrientes comparten ese momento contigo, y vuelves a hacerlo, vuelves a mirar al sol, y vuelves a darle las gracias por regalarte estos instantes, estos despertares compartidos, porque además, hoy, sabes que cientos de personas en varios rincones del mundo están sintiendo lo mismo que sientes en ese instante, y en unos minutos ese sol que acabas de ver en una isla, aparecerá en la costa, donde amigos y desconocidos lo capturarán, y un poco más tarde llegará a Galicia, donde la persona a la que amas se aliará con él para hacer magia...

Y no me cansaré de decirlo: Gracias, por seguirme en estas locuras, y por llenar de belleza el mundo con vuestra mirada.

Os dejo un link a una de mis listas musicales preferidas y perfecta para momentos de inmersión... Underwater Moments

Con filosofía no hay árboles
130106_Medulas_023.jpg
"No basta abrir la ventana para ver los campos y el río. No es suficiente ser ciego para ver los árboles y las flores. También es necesario no tener ninguna filosofía. Con filosofía no hay árboles: no hay más que ideas. Hay sólo una ventana cerrada, y todo el mundo afuera; y un sueño de lo que se podría ver si la ventana se abriera, que nunca es lo que se ve cuando se abre la ventana."

Fernando Pessoa

Cabaña en Farrera

Una vez más caminos de montañas desconocidas me llevan a lugares inimaginables, lugares que de golpe me retuercen por dentro y me hacen pensar demasiado deprisa.

Y en Farrera, una pequeña población perdida en los valles del Pirineo Catalán, aparece, de la nada, esta vieja carroza entre la nieve. Me acerco lentamente y subo sus escaleras, suponiendo que no hay nadie. Suponiendo también, que si hay alguien, solo puede ser de ese tipo de personas que sostendrá un té en la mano y me lanzará una sonrisa, comprenderá mi emoción y me invitará a entrar. Miro a través del cristal de la puerta principal y todo está colocado como hubiera soñado. Intento imaginar quién vive, quién es la persona o personas que viene a pasar temporadas aquí. Demasiada belleza y demasiada poesía para no volver, y quién sabe, compartir ese té imaginado.